• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
03/07/2019 | 3 MINUTOS DE LECTURA

La sujeción térmica se adapta a los nuevos tiempos

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Las máquinas de inducción térmica, que ahora vienen con touchscreen y lector de códigos QR, son algunos de los cambios de los equipos de Haimer que hacen más amigable su uso y están en concordancia con la Industria 4.0.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Uno de los equipos insignia de Haimer es la Power Clamp Comfort, una máquina de inducción térmica cuyo display era análogo y ahora viene con touchscreen, además de que trae unas funciones que no tenía la versión anterior.

“Para el usuario es mucho más amigable su uso, trae un lector de códigos QR, entonces, ya no hay que introducir nada manualmente, simplemente escanear el código y la máquina en automático da los parámetros y la posición que debe de tener la bobina”, explica Alonso Acevedo, Director General de Haimer México.

 

La Power Clamp Comfort i 4.0 se complementa con otro producto nuevo de Haimer que se llama Collet Holders. También son shrink fit, una tecnología de sujeción térmica, pero para boquillas de precisión.

La Power Clamp Comfort i 4.0 se complementa con otro producto nuevo de Haimer que se llama Collet Holders. También son shrink fit, una tecnología de sujeción térmica, pero para boquillas de precisión.

La Power Clamp Comfort, una máquina que sirve para inducción térmica, para sujetadores de portaherramientas térmicos, ha tenido variaciones en su bobina. “Ahora tenemos la bobina inteligente: una bobina que para los usuarios es mejor porque no tienen que cambiar discos manualmente, sino que simplemente tienen que colocar a una cierta posición, indicada por la misma máquina. Antes, el operador físicamente tenía que ver el portaherramientas y, entonces, tenía que ver qué número de posición correspondía, para luego ir a la bobina y moverla manualmente al número que correspondía. Eso podría provocar algún error de parte del operador al momento de hacer la inducción. Afortunadamente, la máquina tiene un seguro y le mandaba solamente el mensaje de ‘error’, y no iba a haber ninguna consecuencia. Con la versión actual tenemos la posibilidad de escanear el código QR y, automáticamente, podemos ver en la pantalla qué número de posición es el que tenemos que poner en la bobina, evitando cualquier error del operador al momento de colocar la posición de la bobina”, comenta Acevedo.

Una segunda característica que tiene esta máquina es que se complementa con otro producto nuevo de Haimer que se llama Collet Holders. También son shrink fit, una tecnología de sujeción térmica, pero para boquillas de precisión.

“Ese tipo de producto casa muy bien con los tornos suizos, donde se producen piezas en segundos. Probablemente, un torno suizo produzca una pieza cada 2 segundos. Y si el operador tarda 10 a 15 minutos en cambiar una herramienta, todo eso es producción que se pierde. Entonces, suponiendo que la producción es de 30 piezas por minuto, si tarda 10 minutos está perdiendo 300 piezas de producción. Son máquinas hechas para producción en serie y en alto volumen. Con las boquillas térmicas podemos setear la herramienta desde afuera y, cuando se hace el cambio de herramienta, se reduce de 10 minutos a unos 3 minutos, aproximadamente. Esto quiere decir que ya no perdemos 300 piezas de producción, sino 90 piezas, y 210, que normalmente se perdían, se siguen produciendo”, refiere Alonso Acevedo.

Ese tipo de máquinas, generalmente, tienen varias herramientas montadas y es muy común que durante el proceso de producción estén cambiando constantemente de herramienta, lo que significa que esos 10 minutos se multiplican varias veces durante un día. “Realmente hay un beneficio importante en cuanto se utilizan las boquillas térmicas, porque se presetea desde fuera. Dado que es un producto nuevo, nuestras máquinas anteriores no tienen la capacidad de hacer la inducción en ese tipo de boquillas en particular”, agrega Acevedo.

Por medio del escáner, la máquina 4.0 ya tiene la posibilidad de hacer inducción en las boquillas y, como las boquillas tienen diferentes formas, es muy cómodo el estar solamente escaneando en lugar de estar todo el tiempo seteando la máquina para los diferentes tipos de boquillas disponibles. Adicionalmente, la máquina 4.0 ya trae puertos seriales para conectarse incluso entre las máquinas Haimer.

“Hemos estado promoviendo el hecho de poder conectar nuestras máquinas con el fin de que los responsables del Tool Room en las diferentes compañías tengan un tipo ‘semáforo’, como los que vemos en las máquinas de control numérico, para saber principalmente cuándo hay una operación que se tiene que hacer en dicha máquina. Digamos que la máquina térmica tiene que hacer un nuevo ensamble. En ese momento, el sistema manda la instrucción y vemos que, si se prende en amarillo el semáforo, quiere decir que esa estación en particular tiene un trabajo pendiente. Una vez que lo termina podemos nuevamente escanear un código QR que generamos nosotros de manera particular para ese portaherramientas y, entonces, pasamos a la siguiente estación. La otra estación que terminó su trabajo está en verde, porque está libre, y se puede pasar a la siguiente estación, que se coloca en semáforo amarillo, porque recibe un trabajo nuevo. De esa manera, la máquina 4.0 tiene la capacidad de conectarse entre nuestras propias máquinas con el fin de tener una mejor trazabilidad del flujo del proceso del Tool Room”, concluye Alonso Acevedo.

 

CONTENIDO RELACIONADO


Recursos