14/04/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

COVID-19: Industria automotriz pide declarar al sector como actividad esencial

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En reunión virtual con coordinadores parlamentarios, representantes del sector automotriz piden que se incluya a esta industria en el catálogo de actividades esenciales.

Foto: Canal del Congreso

En reunión virtual con coordinadores parlamentarios, representantes del sector automotriz pidieron que la Secretaría de Economía incluya a esta industria en el catálogo de actividades esenciales con el fin de que no dejen de trabajar durante la instrucción de suspensión de las actividades no esenciales.

De acuerdo con la presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas, el motivo principal es la producción de autopartes, ya que esta forma parte de una cadena productiva que está integrada regionalmente. La diputada propuso hacer un pronunciamiento conjunto para que la Secretaría de Economía considere como actividad esencial a la industria automotriz.

Por su parte, el director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices (AMDA), Guillermo Rosales, destacó que este sector genera alrededor de 2 millones de empleos directos e indirectos. Además, México es el sexto productor mundial de vehículos y el cuarto exportador en el ámbito global.

Precisó que esta industria impacta en 165 actividades económicas, de comercio y servicio, por lo que resulta imperante para la economía nacional. Explicó que el mercado interno enfrenta una crisis desde 2017, 2018 y 2019; sin embargo, para marzo de este año, hubo una caída del 20% de la venta de vehículos: “teníamos prevista una caída, pero se agudizó con esta crisis por el COVID-19”.

Subrayó que es importante el día después de la emergencia; es decir, será urgente reactivar el mercado interno: “Ahí la petición es incrementar la deducibilidad del ISR en adquisición de vehículos y que haya deducción inmediata en el ejercicio fiscal que corresponda a la adquisición de un auto”.

Por su parte, el director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Fausto Cuevas, indicó que las plantas comenzaron sus paros técnicos a mediados de marzo y el regreso se estimó hacia la mitad de abril, pero a partir de la declaración de la emergencia sanitaria las perspectivas cambiaron.

“La producción de esta industria cayó 24.6%, tan sólo en marzo. La exportación también sufrió un retroceso de 11.9%. Y de acuerdo con cifras del propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía, por el cese de actividades, hay una caída de 85,000 unidades en la producción de vehículos; estimamos que para abril la cifra sea mayor, alcanzando hasta las 200,000 unidades”, indicó Cuevas.

Para finales de este año, continuó, se calcula que se dejarán de producir 750,000 unidades y que no se van a recuperar: “Por eso es relevante que esta rama industrial se considere actividad esencial, y que en el momento en que las plantas de los socios comerciales en el extranjero retomen actividades, nosotros estemos en posibilidad de abastecerlos, porque se exporta el 88% de la producción”.

Habló también del planteamiento de postergar la entrada en vigor del T-MEC, porque hay cambios en cuanto a las reglas de operación, lo que implica modificar procedimientos, sistemas de información y de comunicación con la cadena de proveedores.

“No estamos en condiciones de hacer cálculos de cómo integrarnos para cumplir con esas reglas. Por eso pedimos postergar la entrada en vigor, al menos en este sector”, señaló Cuevas.

De igual forma, comentó que debería haber una consideración que, mientras dure la contingencia, se paguen salarios completos a los trabajadores de la industria, pero que en las declaraciones de impuestos haya la posibilidad de aplicar parcialmente un crédito.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, Miguel Elizalde, comentó que el 80% de los vehículos se usan por micro y pequeños empresarios para trasladar alimentos o medicamentos.

Por tal motivo, dijo, es imperante la petición de que esta industria sea considerada como actividad esencial; es parte fundamental para hacer frente a la emergencia.

Añadió que para los vehículos pesados era mejor el TLCAN que el T-MEC, pero, “es mejor tener tratado a no tener nada”.

Por parte de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albin, resaltó la producción de este sector, pues hay 1,200 fábricas que emplean a 900,000 personas en todo el país.

“Vemos positivo que el Presidente de la República mencionó que estamos listos para que la industria se reincorpore cuando nuestros socios lo hagan”, indicó Albin.

No obstante, comentó, es importante reconocer a toda la cadena productiva y de servicio del sector de los automotores, como una actividad esencial. Agregó que es relevante asegurar la operación continua de las aduanas, así como el control de la importación de vehículos usados o ilegales a nuestro territorio.

CONTENIDO RELACIONADO

Recursos