• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
19/11/2019 | 3 MINUTOS DE LECTURA

El rol de un operador de Safran en una celda de mecanizado automatizada

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Safran, proveedor reconocido de la industria aeroespacial, es un pionero en la adopción de nuevas tecnologías que, además de haber automatizado sus operaciones, han redefinido el rol de sus operadores haciendo que sus habilidades blandas tengan más relevancia que sus conocimientos técnicos.

A medida que se adopta una nueva generación de entornos de manufactura, los operadores que coordinan las máquinas también deben evolucionar para ser más versátiles, centrados en el rendimiento y autónomos. Safran compartió a través de un comunicado lo que ha significado para la empresa la incursión de estos sistemas automatizados y el impacto que ha tenido en sus trabajadores.

En Safran, la fábrica del futuro ya está en marcha como lo revela un vistazo a los equipos de última generación instalados en las plantas de la compañía en los últimos años, desde la línea de producción de aspas de turbina para helicópteros de Safran, hasta la unidad de mecanizado en la división de Ruedas y Frenos para sistemas de aterrizaje en Molsheim.

Cuatro máquinas funcionan las 24 horas en Molsheim bajo la atenta mirada de equipos que trabajan en turnos de 3x8 horas. Un sistema de supervisión permite a los operadores ejecutar y coordinar un trabajo de producción y, al mismo tiempo, obtener lecturas automáticas de dimensiones, consultar informes detallados de incidentes, verificar la asignación de herramientas, realizar mantenimiento preventivo y restablecer (es decir, reiniciar) la máquina después de la resolución de problemas y reparaciones.

Julien Laeng es uno de los operadores encargados de vigilar de cerca el sistema, que él ve como la “estrella” del taller de producción.

“La nuestra fue la primera planta de Safran en invertir en este tipo de equipos. Los colegas de otras compañías nos han visitado para ver cómo funciona y siempre están muy impresionados”.

Julien Laeng, operador en Safran. Foto: Safran.

Julien Laeng, operador en Safran. Foto: Safran.

“Para mí, es la Fórmula Uno de las herramientas de mecanizado, no tanto por las características de automatización como por el alto nivel de precisión que ofrece. Antes trabajaba en máquinas de control numérico, pero siempre había que hacer algunos ajustes en el panel de control. Con este sistema, cada vez se realizan más funciones de forma remota sin tener que tocar la máquina. Además, la presentación de informes es mucho más detallada para todo: desde la duración del mecanizado y el desgaste de la herramienta hasta el tiempo y la causa de los incidentes. Si se produce un evento, sé exactamente qué parámetros deben verificarse y en qué etapa deben reiniciarse las operaciones”, afirma.

Nuevas habilidades

Para Olivier Horaist, vicepresidente de Producción y Compras y Coordinador de Empleo en Safran, lo anterior no es nada menos que un cambio de paradigma.

“El operador ya no simplemente coordina una máquina. Es un sistema de producción automatizado completo que comprende una gran cantidad de máquinas cada vez más complejas. Los operadores no manejan piezas sino una instalación completa. Ya no se trata de reaccionar, sino de anticipar eventos, gracias al flujo continuo de información disponible. Esto operadores deben ser capaces de analizar de forma rápida e interpretar de datos, comprender el proceso de producción en general y, más en general, responder rápidamente a los incidentes. Como resultado, las habilidades blandas son más importantes que los conocimientos técnicos”.

Consciente de estos requisitos cambiantes, Safran está implementando una gama de herramientas de capacitación para ayudar a los operadores a desarrollar sus habilidades. Entre ellos, CampusFab, una instalación de capacitación de vanguardia establecida a las afueras de París en conjunto con otras empresas en 2016, y que está dedicada por completo a la fábrica del futuro. Recientemente se agregaron nuevos programas a la cartera del centro que abarca ensamblaje, mantenimiento, mecanizado, manufactura aditiva y continuidad digital.

“La idea es permitir a los operadores adquirir los conjuntos de habilidades adicionales que necesitan para adaptarse a las tecnologías y equipos cambiantes a través de una serie de sesiones que duran un par de días. Estos programas también se incluirán en el catálogo de capacitación de la Universidad de Safran, poniéndolos a disposición de todos en todo el Grupo”, compartió François Siegel, gerente de capacitación de CampusFab.

Rol ampliado y más gratificante

¿Cómo perciben estos cambios los propios operadores? “Soy consciente de que el trabajo está cambiando y hay menos mecanizado real involucrado, pero disfruto los aspectos de análisis de datos”, dice Julien Laeng.

“Me da más responsabilidad. Es mi trabajo, por ejemplo, alertar a los técnicos de métodos si noto un error dimensional. Y si hay una falla, tengo que responder rápidamente, ya que las actividades del taller dependen en gran medida de las máquinas en nuestra unidad. Todo se reduce a hacer menos cosas yo mismo, pero, por otro lado, confiar en supervisar un equipo nuevo y altamente complejo que está en el corazón de todo lo que hace la división. Esta dimensión de alta tecnología es muy gratificante”.

CONTENIDO RELACIONADO