• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/08/2019 | 3 MINUTOS DE LECTURA

T-MEC: El reto para los fabricantes de autopartes

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Al final la industria de autopartes mexicana saldrá beneficiada, porque las grandes marcas tendrán que hacer un resourcing de sus componentes dentro de la región.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

A propósito del 5º Aniversario de Modern Machine Shop México, recientemente tuve una charla con el presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes de México (INA), donde abordamos los retos que enfrenta este sector frente a la negociación del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos, México y Canadá.

Óscar Albin participó en las negociaciones de este nuevo tratado y por eso la importancia de sus declaraciones, ya que ha sido testigo directo de los cambios que se vienen. Según Albin, el Tratado de Libre Comercio, que actualmente está en vigor, tiene 25 años de antigüedad, y algo que no se hizo fue modernizarlo durante ese tiempo.

Esa revisión fue llevando hacia una renegociación de condiciones. Según Albin, para la presidencia actual de Estados Unidos, un Tratado de Libre Comercio únicamente se mide en cuestión de la balanza comercial. Si entre los dos países hay una balanza comercial negativa, en forma mayoritaria para uno de los dos países, ese Tratado de Libre Comercio no está funcionando o no es justo. México es el segundo país con el que Estados Unidos tiene una balanza comercial negativa, o es el segundo más grande después de China. Tenemos 80,000 millones de dólares de balanza comercial negativa, de los cuales 65,000 son responsabilidad de la industria automotriz. Entonces, si no había una modificación específica en las condiciones de la industria automotriz, pues no tenía ningún caso hablar de una negociación del Tratado Libre Comercio.

Luego de año y medio donde se habían tocado varios temas, pero no el automotriz, finalmente Estados Unidos puso sobre la mesa su primera demanda sobre lo que quería de la industria automotriz.  Fue entonces cuando le exigió a la industria automotriz un contenido regional de los automóviles, producidos en NAFTA, de 85 por ciento de contenido regional (veníamos del 62.5 para subir a 85) y que el 50 por ciento de los componentes que iba a tener un automóvil debería ser, mandatoriamente, manufacturados en Estados Unidos. Obviamente, esa era una posición inalcanzable. Hoy en día, debido a cómo ha ido el crecimiento de las redes de suministro en todo el mundo, tener el 85 por ciento dentro de NAFTA era algo prácticamente imposible. Hay materiales y componentes que no existen en la región, explica Albin.  

Es el caso del hule, que solo se produce en el sudeste asiático y los componentes electrónicos, que en su mayoría se producen en Asia.

Entonces, alcanzar ese 85 por ciento era algo inalcanzable e improcedente, que va en contra las reglas de un Tratado de Libre Comercio. Posteriormente, seis meses antes de la finalización de las negociaciones, se acordó el 75% de contenido de los automóviles. En cuanto a las autopartes, actualmente es el 60 por ciento, pero algunas van a subir a 65, 70 y 75 por ciento. El 70 por ciento del contenido de los automóviles tiene que ser de acero y aluminio de la región. Además, el 30% de las de las autopartes tienen que ser producidas en un país, donde la mano de obra se pague a 16 dólares la hora.

De acuerdo con Óscar Albin, el punto que va a ser más difícil de alcanzar para la industria automotriz será el de las core parts, que obligatoriamente deben ser manufacturadas en NAFTA por Estados Unidos: motor, transmisión, ejes, cardanes, chasis, body, suspensión, dirección y baterías de litio. Eso pone en una situación comprometida a algunas marcas, principalmente japonesas y europeas, porque los fabricantes estadounidenses ya tienen todo eso hecho en su país.

Albin concluye diciendo que fue un proceso largo y difícil, pero considera que al final la industria de autopartes mexicana saldrá beneficiada, porque las grandes marcas tendrán que hacer un resourcing de sus componentes dentro de la región. Lo que significa que se tendría una migración de autopartistas europeos, japoneses y coreanos hacia la región para encontrar quién los pueda abastecer de esos componentes.  

Si está interesado en conocer a fondo sobre las negociaciones del T-MEC y los retos que debe afrontar la industria automotriz, puede ver la video-entrevista completa en esta liga: mms-mexico.com/noticias/post/una-charla-con-oscar-albin

Recursos