¿Cuánto tiempo más seguirá creciendo la demanda de tecnología para la manufactura en Estados Unidos?

Los fenómenos económicos auguran un par de años interesantes para la demanda industrial en Norteamérica.

Los productores de tecnología para la manufactura de Estados Unidos siempre se preocupan cuando las órdenes de producto son tan fuertes como lo fueron el año anterior por un período prolongado de tiempo. Ese nivel de nerviosismo tiene que ver con una barrera ya observada de 24 meses de crecimiento, que lleva después a correcciones normales y esperadas. Sin embargo, esa cifra se alcanzó el verano pasado y no hubo la esperada corrección. Los pedidos programados siguen creciendo. El mes de agosto de 2018, un mes antes de IMTS, presentó mas de 500 millones de dólares en órdenes, ¡lo que nunca había sucedido en el mes anterior a la feria!  Entonces, tuvimos IMTS, que no falló en exceder las expectativas contra los números de agosto, ya que las órdenes subieron hasta más de 600 millones dólares en el mes de septiembre. Lo mismo podemos mencionar del mes de octubre, que fue sorpresivamente fuerte y aún noviembre, que fue 7% superior en demanda al mismo mes del año 2017.  La expectativa es que el consumo de tecnología para la manufactura en Estados Unidos será arriba de 20% comparada con la de 2017.

La pregunta es: ¿cuánto tiempo continuará la expansión? El mercado accionario presenta correcciones, hay preocupación por el cierre de gobierno estadounidense y las fricciones comerciales con los principales socios tienen a muchos empresarios preocupados acerca de la habilidad de la industria de la manufactura de continuar un crecimiento modesto en 2019.  El crecimiento en pedidos programados ha disminuido, aunque, en algunos productos, estamos en niveles que no se observaban desde 1980. Otros signos de ajuste se comenzaron a observar en noviembre de 2018.  Encontrar equipo de transporte para entrega de maquinaria se volvió problemático.  Los contratistas para instalación observaban un cuello de botella como nunca. Estos fenómenos continuaron sucediendo hasta el mes de enero 2019 y no parecen reducirse hasta este febrero.

La “expansión” en la demanda parece haber alcanzado su límite, pero nuestros estudios y comentarios de la industria en general, no esperan una fuerte corrección. De hecho, el pronóstico para 2019 es de fortaleza.  El ritmo de crecimiento será menor a través de este año. Se espera que el último trimestre muestre una corrección y algo mayor en 2020. Sin embargo, la proyección para los próximos 3 o 4 años es positiva.

Las claves para esta observación son las siguientes:

  • La industria automotriz está de nuevo pasando la responsabilidad de las inversiones en bienes de capital hacia nuevos “niveles” o proveedores no solo del 1er nivel, sino de los siguientes niveles. Esto es claramente observable en los proyectos relacionados con el tren motriz. La tendencia es más amplia que solo en el tren motriz. Como ya los 3 grandes fabricantes americanos hicieron en los 90, este fenómeno generará mayor inversión en bienes de capital, al “pulverizar” la misma a un mayor número de proveedores, replicando capacidades.
  • La industria aeroespacial comenzó 2018 con mucha fortaleza, pero el último trimestre observó números en decreciente para cada mes del período. Sin embargo, los pedidos programados y entregas de ambas compañías, Boeing y Airbus, siguen apretados. Aunque la compra de Embraer por Boeing y el Serie C de Bombardier por Airbus sugieren que hay oportunidades de que se cree un nuevo jugador o que se amplíe el portafolio de algún jugador clave en la industria. Los programas espaciales están también creciendo con 3 compañías privadas construyendo sus propias plataformas y se espera que más se formen en los próximos años.  El gasto de defensa en Estados Unidos tiene proyectado crecer en los próximos 2 años. Se espera crecimiento para todo el 2020. La industria de aviación y espacial espera un 2019 fuerte, fomentado por su cadena de suministro.
  • La demanda de la industria de dispositivos médicos también está creciendo a pasos importantes y, por primera vez, se convirtió en el tercer demandante de bienes de capital en un mes.
  • Los pedidos para manufactura de sistemas “fuera de carretera y de construcción” tienen una expectativa de crecimiento importante. La población estadounidense ha madurado y la infraestructura necesita una inversión importante en los próximos años.

 

Los fenómenos explicados en los párrafos anteriores auguran un par de años interesantes para la demanda industrial en Norteamérica, como ya lo comenté, gracias al marco regulatorio, que ya está definido en el nuevo TMEC, las oportunidades para la cadena de proveeduría en sus varios niveles son diversas. Hay iniciativas a nivel interregional entre Canadá, Estados Unidos y México para fortalecer las cadenas de valor, aprendiendo de lo que se ha hecho en el pasado. Es por ello por lo que las empresas de transformación deben estar con su plan estratégico de inversión siempre abierto y buscando aprovechar esas coyunturas presentadas.  

Para mayor información de las capacidades de AMT, apoyo en mapear su plan de manufactura, así como solicitar asistencia en la implementación de soluciones de productividad, AMT pone a disposición su grupo de aplicaciones y sus socios en América Latina. Por favor contacte a Carlos Mortera en AMT en América Latina cmortera@amtonline.org, Achilles Arbex en Brasil aarbex@amtbrasil.com