Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

De acuerdo con el informe “Perspectivas Económicas” realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se prevé que luego de una caída de 9.2% en 2020, el PIB se recupere y crezca 3.6% en el 2021 y 3.4% en 2022. Dicho crecimiento económico vendrá impulsado por las exportaciones, sobre todo de las empresas manufactureras integradas en las cadenas de valor mundiales.

“El crecimiento del PIB en 2021 será debido, en parte, al efecto arrastre ocasionado por el rebote en la segunda mitad del 2020. Las exportaciones del sector manufacturero son muy robustas, ya que están fuertemente vinculadas a las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos. La adopción de un plan de infraestructuras, financiado principalmente por el sector privado, y los tipos de interés más bajos contribuirán a la recuperación parcial de la inversión”, refiere el documento.

Añade que, estas proyecciones asumen la aparición de nuevos brotes localizados del virus durante 2021, lo que exigirá el mantenimiento de algunas medidas de contención. Asimismo, refiere que, la adopción de una vacuna impulsará la confianza y el consumo.

“En caso de producirse alteraciones adicionales en las cadenas de valor mundiales o si surgen nuevas barreras al comercio exterior, la actividad manufacturera se vería afectada. Por el lado positivo, si la recuperación de los socios comerciales fuera más fuerte de lo previsto, las exportaciones y la creación de empleo podrían ser más sólidas. La integración en las cadenas de valor se podría profundizar más, gracias al nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá”, refiere el informe de la OCDE.

En este sentido, y de acuerdo con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (CAINTRA), los avances de la aplicación de la vacuna, la experiencia en el manejo de la pandemia que evite un cierre completo de las actividades, así como una reactivación mundial, permiten mejorar las expectativas de crecimiento para el próximo año.

“Es importante resaltar que esperamos datos positivos para 2021, pero estos no serán suficientes para recuperar los niveles previos a la pandemia en muchos sectores”, puntualiza la información emitida por el organismo.

La cámara industrial pronostica que, después de un análisis de las variables macroeconómicas y considerando las perspectivas de los agremiados, así como las condiciones que persisten en el ámbito político, la economía mexicana logre expandirse 3.32% en 2021, luego de caer alrededor de 9.5% en 2020. Asimismo, el organismo refiere que consideran que la generación de empleos continuará, con alrededor de 420,000 plazas al cierre de 2021.

“Por parte del sector industrial del país, la demanda estadounidense de productos manufactureros mexicanos permitirá que este importante sector se expanda cerca de un 5%, luego de perder más de un 13% este año. De nueva cuenta, este aumento de la actividad no podrá reposicionar a la manufactura a sus niveles pre-pandemia”, detalla la información.

Explica que, para el caso de Nuevo León, más ligado a Estados Unidos, se presentará un repunte más fuerte.

“Por parte del agregado de la economía local, pronosticamos que Nuevo León crecería un 4.16%, tras una caída del 12% este año. La manufactura por su parte avanzaría un 4.6% en 2021, con una recuperación total de sus empleos para ese año”, detalla CAINTRA.

Esta situación que esperamos para el 2021, añade el organismo, solo podrá consolidarse bajo un ambiente de confianza para la inversión, menos trabas para la operación de las empresas y con apoyos para los pequeños y medianos negocios.

“Es importante que la recuperación se presente en un contexto donde gobierno y sector privado estemos trabajando de la mano para evitar que iniciativas o cambios en la regulación, bloqueen la tendencia al alza que comienza a consolidarse en el país”, puntualiza el organismo.

Sector manufacturero en México

De acuerdo con el “Reporte Sobre las Economías Regionales / Julio-Septiembre 2020” realizado por el Banco de México (Banxico) la producción manufacturera presentó una importante reactivación en junio y julio, y posteriormente cierta moderación en su ritmo de expansión en agosto y septiembre. A su interior, la mayoría de los subsectores han mostrado una recuperación, destacando el rubro de equipo de transporte. Al interior de este último, luego de que durante el periodo mayo – julio la producción de vehículos ligeros se recuperara relativamente rápido de las afectaciones asociadas a la pandemia, entre agosto y octubre dicho indicador se ha mantenido en niveles similares a los reportados antes de la crisis sanitaria.

“Se anticipa que la significativa recuperación de la actividad manufacturera durante el periodo que cubre este reporte se haya observado en todas las regiones. En efecto, reflejando el grado de especialización relativa en el sector exportador, las regiones centrales y el norte habrían registrado una importante recuperación, impulsadas por la reactivación de las exportaciones manufactureras, principalmente en el rubro automotriz. Por su parte, se estima que el sur haya registrado una recuperación, si bien más lenta en relación con las demás regiones, lo que es congruente con su menor vinculación con el sector externo y con su caída relativamente menos profunda en el trimestre previo”, detalla el reporte.

Sector manufacturero en la región Norte

El reporte de Banxico señala que, en el contexto de una recuperación respecto al punto más álgido de la crisis sanitaria en términos de actividad económica, en la región norte la exportación de vehículos ligeros y autopartes se vio impulsada por la demanda en Estados Unidos. Asimismo, indicaron que los fuertes estímulos fiscales

“A su vez, el repunte en la producción y exportación automotriz impulsó la demanda de insumos intermedios tales como empaques de cartón, gases refrigerantes y autopartes de plástico y aluminio”, refiere el informe.

Por su parte, en la fabricación de acero y productos metálicos la demanda aumentó por la reactivación en la construcción de plantas de energía eólica en la región y por obras de Pemex ejecutadas en el sur del país. Asimismo, en la rama de fabricación de maquinaria y equipo, así como productos de plástico, el volumen de actividad fue favorecido por la reconversión de líneas de producción para fabricar insumos médicos y de protección personal. No obstante, algunos factores relacionados con la disponibilidad de insumos y la evolución de la demanda en ciertos mercados han limitado la recuperación de algunas empresas manufactureras.

“Por ejemplo, directivos de empresas que fabrican productos metálicos y equipo ferroviario, refirieron que sus operaciones fueron limitadas por la escasez de insumos a nivel local, debido a problemas en la operación de una planta acerera de la región, y por retrasos en la cadena de suministro de bienes intermedios provenientes de Estados Unidos y China”, puntualiza el reporte de Banxico.

Asimismo, fabricantes de aeropartes señalaron que los bajos niveles de actividad en la industria de la aviación a nivel internacional mantienen estancadas sus ventas.

Sector manufacturero en la región Centro Norte

El informe de Banxico refiere que en la región Centro Norte la fabricación de autopartes, tales como asientos, sistemas de consumo de gasolina y aparatos eléctricos para vehículos, fue impulsada por el incremento en las exportaciones hacia Estados Unidos. Lo anterior debido a que los distribuidores de autos en ese país buscaron fortalecer sus inventarios ante la entrada de nuevos modelos, particularmente camionetas y vehículos SUV.

Por otra parte, en la industria electrónica se presentó la llegada de proyectos provenientes de China, así como el desempeño positivo de las exportaciones hacia Estados Unidos de equipo médico y de telecomunicaciones, especialmente en el bimestre julio-agosto.

Sector manufacturero en la región Centro

En la región centro, refiere el reporte de Banxico, el volumen de actividad en la industria automotriz también fue favorecido por las facilidades otorgadas a los consumidores en Estados Unidos para la adquisición de vehículos, las cuales consisten fundamentalmente en el diferimiento de pagos y en disminuciones en el costo del financiamiento.

“Esta situación impulsó las exportaciones de vehículos ligeros hacia ese país, lo que benefició a su vez a productores de autopartes para interiores, engranajes y radiadores”, explica el documento; sin embargo, entre los factores que limitaron la reactivación en algunas empresas del sector, se encuentran los problemas en la cadena de suministro de autopartes, lo que provocó un paro técnico de la planta de Volkswagen en Puebla en el mes de agosto.