• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
17/03/2020 | 11 MINUTOS DE LECTURA

Cámaras industriales proponen recomendaciones para mitigar impacto del Covid-19

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Concamin y Caintra proponen una serie de recomendaciones para aminorar los efectos del Covid-19 en la industria manufacturera de México.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Foto: BMW AG

Ante la incertidumbre generada por el Covid-19, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) y la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) proponen diversas recomendaciones generales y particulares para mitigar el impacto en la industria y la economía nacional.

Por medio de un comunicado, Concamin refirió que México cuenta con sus industriales para superar el desafío de salud pública que ha conmocionado al mundo y que ha extendido sus afectaciones a las esferas financiera, del mercado del petróleo, del tipo de cambio y las manufacturas.

De esta manera, Concamin propuso cinco puntos para superar la coyuntura:

  1. Consumir lo Hecho en México. Se plantea la firma de un Gran Acuerdo Nacional donde el sector público y el privado eleven el consumo de bienes intermedios y de consumo fabricados en el país. Ante las dificultades ya existentes para garantizar la proveeduría de insumos provenientes del Este de Asia y la India, es fundamental crear un programa contingente para priorizar su fabricación en México.
  2. Un Programa de Reactivación de la Construcción de Infraestructura Basado en lo Hecho en México. El sector más afectado durante los últimos dos años ha sido la construcción, impactando negativamente a las 50 ramas industriales y de servicios que dependen de él.
  3. Generar Certidumbre en Sectores Estratégicos Frente a la Actual Coyuntura. Se debe garantizar la producción y el procesamiento de alimentos, bebidas y medicinas.
  4. Un Acuerdo de Preservación del Empleo y Fortalecimiento del Mercado Interno. Se debe generar certidumbre fiscal, de seguridad pública y de regulación. La caída del precio del petróleo provocada por el Covid-19 limitará los ingresos del sector público, por lo que será la inversión privada la que tendrá la capacidad de crear el empleo que todos los años requieren millones de mexicanos. Para alcanzar ese objetivo se requiere mantener certidumbre sobre las políticas pública y económica que se implementarán durante el 2020 y el 2021: la confianza es uno de los pilares fundamentales para el fomento y la preservación de la inversión.
  5. Conformación de un Grupo de Alto Nivel. Conformado por el sector público, el privado, la academia y representes de la sociedad para valorar el entorno de riesgo generado por el COVID-19 a nivel global y nacional. A partir de ello, asumir decisiones de manera rápida y expedita.

Recomendaciones para las empresas

El Presidente de Concamin, Francisco Cervantes, destacó la importancia de apoyar a la industria con herramientas para tomar decisiones ante la pandemia provocada por el Covid-19 a nivel mundial.

“Es importante que las acciones de mitigación derivadas de la llegada del Covid-19 a México protejan la salud de los trabajadores y contribuyan al sostenimiento del motor industrial del país, y así, al bienestar y al empleo”, afirmó Cervantes.

En este sentido, Concamin preparó recomendaciones para los industriales del país con el fin de contribuir a facilitar acciones para mitigar el impacto del Covid-19 y mantener la actividad productiva con la menor afectación posible, velando en todo momento por los trabajadores y los clientes, así como por las comunidades que se benefician más directamente de la actividad industrial.

“Basados en información de fuentes nacionales e internacionales reconocidas, ponemos a su consideración las siguientes recomendaciones para que sean utilizadas como una guía práctica en la toma de decisiones considerando: cómo organizarse para actuar ante los efectos que el Covid-19 ha generado en el comercio mundial, mantener a nuestros empleados y ambientes de trabajo seguros y proteger la continuidad de las operaciones del negocio”, refiere el comunicado.

Las recomendaciones incluyen:

I) Organizarse para actuar ante el Covid-19

El manejo de una crisis no es necesariamente un fenómeno nuevo en el ambiente de negocios, y en este caso el Covid-19 presenta retos potenciales para nuestros empleados y operaciones, de ahí que sea fundamental considerar:

  • Asignar a un equipo multidisciplinario: Encargado de evaluar los principales riesgos y acciones de mitigación de los impactos en la operación, considerando que las implicaciones del Covid-19 se pueden reflejar en las diferentes áreas de negocio, tanto en la cadena de suministro como en la comercialización, e impactar el flujo de efectivo, la rentabilidad y la productividad de nuestros empleados.
  • Poner a prueba los Planes de Continuidad: Todo negocio debe contar con este tipo de planes en sus respectivas dimensiones. Los mismos deben de revisarse a la luz de los hechos conocidos y potenciales que el Covid-19 impone. Poner a prueba el plan ante nuevas condiciones, como por ejemplo la capacidad de surtir por proveedores alternos fuera de las áreas afectadas por el virus.
  • Basarse en los datos duros y en hechos comprobables: Identificar las fuentes de datos oficiales para asegurar las mejores decisiones. Al final del documento se incluyen una serie de referencias relevantes y la liga a un documento que amplía en mayor detalle la información aquí presentada.

II) Mantener a empleados y ambientes de trabajo seguros

Ante el Covid-19, la prioridad número uno son nuestros empleados. Tanto los empleados como las comunidades en donde trabajan buscarán orientación y comunicaciones de parte de la empresa sobre la manera de proceder y asegurar sus fuentes de empleo. Dentro de las áreas más relevantes están:

  • Poner a su​ disposición​​​​​​ información básica de cómo se transmite el Covid-19 cuáles son sus primeros síntomas.
  • Cuáles son las medidas de prevención que la empresa y su personal deben aplicar en el ámbito laboral.
  • Precauciones ante viajes: antes, durante y después según el riesgo de contagio.
  • Qué hacer ante la presencia de personal con síntomas.
  • Qué hacer cuando se hayan detectado casos positivos en la comunidad de empleados.
  • Tener presente el marco que la Secretaria de Salud y la Ley Federal del Trabajo prevén para la respuesta a enfermedades contagiosas.
  • Cuáles son los contactos para obtener más información de las autoridades de salud y en casos de emergencia

III) Proteger la continuidad de las operaciones del negocio

En adición a la crisis de salud, el Covid-19 está teniendo afectaciones económicas, siendo a la fecha impredecible el cuándo se controlará o que tanto se extenderá. Lo que sí es predecible es que se tendrán impactos en una multitud de sectores y regiones del mundo, como el sector automotriz, textil, farmacéutico, equipo eléctrico y electrónico y maquinaria, entre otros.

La complejidad en esencia radica en que en muchas ocasiones no es evidente la dependencia que nuestras cadenas de suministros tienen de las exportaciones tanto de China como de otras zonas afectadas. De ahí que se recomiende:

  • Identificar proveedores y componentes críticos. Así como los clientes y productos o servicios clave, para transparentar la cadena de valor y proceder a analizar sus dependencias de las zonas o empresas específicas afectadas por el virus y que en consecuencia nos afectarán.
  • Considerar las implicaciones legales y financieras. Impactos en el flujo de efectivo, en el balance (ej. cuentas por cobrar y pagar) y la rentabilidad, en los compromisos de compra a proveedores y en los compromisos de entrega a clientes, ponderando si será necesario identificar fuentes de financiamiento operacional adicionales.
  • Realizar un análisis de posibles escenarios, es fundamental evaluar algunos escenarios y sus efectos en la operación, considerando si las zonas afectadas fuera de México tienen o no una recuperación rápida al igual que potenciales zonas o empresas en el territorio nacional, para identificar los principales riesgos para la operación y sus acciones de mitigación.
  • Comunicar de manera efectiva. Decidir sobre voceros designados para asegurar la consistencia y veracidad, identificar potenciales riesgos reputacionales y acciones de mitigación, considerando: en los canales internos a la empresa, mantener una comunicación frecuente, abierta y transparente con los empleados, proveedores, clientes y partes relacionadas en los temas relevantes. En los canales externos, definir en qué condiciones se requerirían comunicados en medios especializados o al público en general.

Las recomendaciones de Caintra

Por su parte, la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) también emitió una serie de recomendaciones ante el panorama que se presenta en el país en torno al Covid-19.

“En Caintra invitamos a los industriales a tomar las precauciones necesarias con base en la información emitida por fuentes oficiales, nacionales e internacionales, que permitan una actuación responsable y documentada ante la pandemia provocada por el Covid-19 a nivel mundial”, refiere el comunicado.

El organismo refiere que las siguientes sugerencias de actuación con base en fuentes reconocidas para proteger la salud de colaboradores y sus familias, impulsando un ambiente de trabajo responsable y seguro:

1) Informarse para actuar ante Covid-19

Contar con la información necesaria para actuar en las diferentes situaciones que puedan enfrentar las empresas y colaboradores:

  • Información de fuentes oficiales y fidedignas. Una mejor información ayuda a la toma de decisiones efectivas, es importante basarse en datos duros y comprobables.
  • Disponer de información preventiva que permita una rápida reacción y solución inmediata a situaciones de contingencia.

2) Desarrollar un Protocolo de actuación

Ante una situación de emergencia es indispensable que las empresas tengan un protocolo de actuación que haya sido puesto a prueba en un simulacro real con anterioridad. La prioridad son los colaboradores de las empresas y por ello debemos hacer extensa la información básica para prevenir contagios y como proceder en caso de existir un caso positivo: 

  • Informar de manera frecuente y continua a los colaboradores sobre el Covid-19. Compartir información básica respecto al virus: su transmisión, medidas de prevención y principales síntomas.
  • Comunicar, dentro y fuera de la empresa, sobre las recomendaciones y medidas de prevención y de protección que todos deben considerar:
    • Proporcionar información sobre medidas higiénicas como lavarse las manos con frecuencia, no compartir objetos, limpiar y desinfectar superficies y objetos de uso común, etc.
    • Organizar el trabajo de modo que se reduzca el número de colaboradores expuestos; en caso de enfermedades respiratorias de algún colaborador o alguno de sus familiares, priorizar el trabajo a distancia, disminuyendo la frecuencia y el tipo de contacto de persona a persona.
    • Evaluar de forma periódica las restricciones de desplazamientos no esenciales, dentro y fuera de la ciudad, así como minimizar los espacios de reunión masivos.
  • Asignar un equipo multidisciplinario. La redistribución estratégica del trabajo entre los miembros del equipo es un modelo útil que permite adaptarse en momentos de crisis. En este modelo todos los integrantes desempeñan un papel importante, tanto para la alerta temprana, respuesta rápida, información y seguimiento al COVID-19; como para mitigar los impactos de este en la operación de la industria.
  • Simulacro de actuación. Desarrollar un simulacro de actuación por algún posible caso de infección en el lugar de trabajo:
    • Medidas de actuación y apoyo con el colaborador potencialmente afectado.
    • Medidas pertinentes a tomar respecto al lugar físico de trabajo (incluyendo sanitización de instalaciones y filtros sanitarios de ingreso de personal, por ejemplo).
    • Medidas de actuación respecto al resto de los colaboradores. 
    • Mecánicas para comunicar a las autoridades correspondientes.
    • Activar acciones para asegurar la continuidad del negocio.

3) Continuidad del negocio

Proveer un marco para la construcción de resiliencia y la capacidad de tener respuesta efectiva ante las afectaciones económicas que pudiera generar la situación de salud existente: 

  • Prevención. Identificar los impactos potenciales que amenazan la continuidad de la operación del negocio.
  • Análisis de impacto en la empresa. Detallar las funciones, procesos, empleados, lugares y sistemas que son críticos para el funcionamiento de la organización. Considerar los impactos económicos y legales que pudieran presentarse ante la situación.
  • Salvaguardar la reputación. Comunicar adecuadamente de forma constante, oportuna, abierta y transparente a los empleados, proveedores y clientes para mitigar los posibles riesgos reputacionales que pudieran existir.

La Caintra previamente había informado que la interrupción de las cadenas globales de valor tendría un impacto en la actividad.

“Nuestro país tiene una importante relación con los países infectados que asciende a 200 mil millones de dólares en importaciones y exportaciones al año, sin contar el turismo de negocios que se realiza con esos países. Para Nuevo León el monto total que genera en comercio internacional con estos países es de 10 mil millones de dólares al año”, detalla el organismo.

El comunicado agrega que las estimaciones propias de la cámara revelan que por cada día que la cadena de valor con países asiáticos como China, Japón o Corea del Sur se vea interrumpida, se afecta en 4 millones de dólares el valor agregado de las exportaciones mexicanas.

“La parte más sensible por nuestros socios fue reportada durante el mes de febrero; si consideramos un impacto mensual llegaríamos a un nivel potencial de afectación de 118 millones de dólares. En el caso específico de Nuevo León, el riesgo potencial mensual oscila en 15 millones de dólares. En lo particular las empresas más vinculadas con los países asiáticos y de menor tamaño son las que experimentan las mayores afectaciones por esta interrupción de las cadenas globales de valor”, precisa.

Caintra menciona ejemplos que han recabado de sus socios donde un caso recurrente es el siguiente: una empresa PYME ha experimentado retrasos en la entrega de insumos provenientes de Asia e incluso ha detenido exportaciones hacia ese país. Esta misma empresa indica que la afectación empezó a finales de enero y prevé que podría extenderse hasta el mes de abril, con una reducción de la capacidad utilizada de hasta el 20%.

“Por parte de las empresas grandes, estas poseen una diversificación de sus proveedores, lo cual les permite encontrar alternativas para la proveeduría de insumos. Sin embargo, estos ajustes tienen un impacto en los costos de producción y de logística que deben trasladarse a los precios finales al consumidor”, puntualiza.

CONTENIDO RELACIONADO