17/03/2020 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Tres escenarios para predecir el impacto del COVID-19 en la economía según McKinsey

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Fluctuaciones en el PIB global que van desde el 2.5% al -1.25%, mayores impactos que los hasta ahora vistos sobre la cadena de suministro global, y una reconfiguración en la forma en la que las empresas organizan sus inventarios, son algunos de los posibles escenarios que proyecta la consultora.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
COVID-19

Es ya evidente que, además de las afectaciones sobre la salud pública que está generando el COVID-19, la economía mundial está enfrentando una sacudida cuyos efectos inmediatos son alarmantes pero cuyas consecuencias futuras están aún por develarse. Con esto en mente, la consultora McKinsey plantea tres escenarios económicos posibles: una recuperación rápida, una desaceleración global y una recesión impulsada por la pandemia.

En el documento, McKinsey describe cada uno de los escenarios planteados y, aunque no se inclina por ninguno en particular, sí afirma que “la narrativa pesimista prevaleciente (que tanto los mercados como los responsables políticos parecen favorecer a medida que responden al virus) subestima la posibilidad de un resultado más optimista para la evolución de COVID-19”.

En el escenario de una recuperación rápida, el recuento de casos continúa creciendo, dada la alta transmisibilidad del virus. Sin embargo, esto provoca una fuerte reacción pública y una caída en la demanda, al tiempo que los países alcanzan a lograr el mismo control rápido que se ve en China, por lo que el pico de preocupación pública llega relativamente pronto (dentro de una o dos semanas).

En este escenario, el modelo desarrollado en asociación con Oxford Economics, sugiere que el crecimiento global del PIB para 2020 cae desde estimaciones previas de 2.5% a aproximadamente 2.0%.

“Los factores más importantes son una caída en el PIB de China de casi un 6% de crecimiento a alrededor del 4,7%; una caída de un punto porcentual en el crecimiento del PIB para Asia oriental; y caídas de hasta 0,5 puntos porcentuales para otras grandes economías de todo el mundo. La economía de los Estados Unidos se recupera a fines del primer trimestre. En ese punto, China reanuda la mayor parte de su producción las fábricas, pero la confianza del consumidor no se recupera completamente hasta el final del segundo trimestre.

Desaceleración global

Este escenario supone que la mayoría de los países no pueden lograr el mismo control rápido que China alcanzó. En Europa y los Estados Unidos, la transmisión es alta, pero sigue siendo localizada, en parte porque las personas, las empresas y los gobiernos toman fuertes contramedidas (incluido el cierre de escuelas y la cancelación de eventos públicos). Este escenario ve cierta propagación en África, India y otras áreas densamente pobladas, pero la transmisibilidad del virus disminuye naturalmente con la primavera del hemisferio norte.

Este escenario anticipa cambios mucho mayores en el comportamiento diario de las personas. Esta reacción dura de seis a ocho semanas en pueblos y ciudades con transmisión activa, y de tres a cuatro semanas en pueblos vecinos. El impacto de la demanda resultante reduce a la mitad el crecimiento del PIB mundial para 2020, entre 1 y 1.5%, y lleva a la economía mundial a una desaceleración, aunque no a una recesión.

En este escenario, una desaceleración global afectaría más a las pequeñas y medianas empresas. Las economías menos desarrolladas sufrirían más que las economías avanzadas. Y no todos los sectores se ven igualmente afectados en este escenario.

En bienes de consumo, la fuerte caída de la demanda del consumidor probablemente significará una demanda retrasada. Esto tiene implicaciones para las muchas empresas de consumo (y sus proveedores) que operan con márgenes de capital de trabajo apretados. Pero la demanda vuelve en mayo-junio a medida que disminuye la preocupación por el virus. Para la mayoría de los otros sectores, el impacto es una función principalmente de la caída del PIB nacional y mundial, más que un impacto directo de los comportamientos cambiados. El petróleo y el gas, por ejemplo, se verán afectados negativamente ya que los precios del petróleo se mantendrán más bajos de lo esperado hasta el tercer trimestre.

Pandemia y recesión

Este escenario que plantea McKinsey es similar a la desaceleración global, excepto que supone que el virus no es estacional (no se ve afectado por la primavera en el hemisferio norte). El crecimiento de los casos continúa a lo largo del segundo y tercer trimestre, lo que puede abrumar los sistemas de atención médica en todo el mundo e impulsar una recuperación de la confianza del consumidor al tercer trimestre o más.

Este escenario resulta en una recesión, con un crecimiento global en 2020 que cae entre –1.5% por ciento y 0.5%.

  • Desafíos de la cadena de suministro

Para muchas compañías en todo el mundo, la consideración más importante de las primeras diez semanas del brote de COVID-19 ha sido el efecto en las cadenas de suministro que comienzan o pasan por China. Como resultado de los cierres de fábricas en China durante el primer trimestre, se han sentido muchas interrupciones en la cadena de suministro, aunque los efectos completos aún no están claros.

La zona de Hubei todavía está en las primeras fases de su recuperación: el recuento de casos es bajo, pero las tasas de mortalidad siguen siendo altas y existen muchas restricciones que evitarán la reanudación de la actividad normal hasta principios del segundo trimestre. Sin embargo, en el resto de China, muchas grandes empresas informan que operan a más del 90 por ciento de su capacidad a partir del 1 de marzo. Si bien persisten algunos desafíos reales, como una disponibilidad de mano de obra migratoria inferior a la habitual, hay pocas dudas de que las plantas están volviendo al trabajo rápidamente.

La capacidad de transporte de mercancías desde las fábricas a los puertos es aproximadamente del 60 al 80% de la capacidad normal. Las mercancías enfrentan demoras de entre ocho y diez días en su viaje a los puertos.

En los próximos meses, es probable que el reinicio por etapas de las plantas fuera de Hubei (y el progreso más lento de las plantas dentro de Hubei) genere desafíos para asegurar las partes críticas. A medida que los inventarios se agotan más rápido, es probable que la escasez de piezas se convierta en la nueva razón por la cual las plantas en China no pueden operar a plena capacidad. Además, las plantas que dependen de la producción china (es decir, la mayoría de las fábricas en todo el mundo) aún no han sufrido la peor parte del cierre inicial de China y es probable que experimenten un “latigazo cervical” en las próximas semanas.

Quizás la mayor incertidumbre para los gerentes de la cadena de suministro y los jefes de producción es la demanda del cliente. Los clientes que tienen una capacidad logística reservada previamente puede que no lleguen a usarla; los clientes pueden competir por prioridad al recibir la salida de una fábrica; y la imprevisibilidad del momento y el alcance del repunte de la demanda significarán señales confusas durante varias semanas.

CONTENIDO RELACIONADO

Recursos