Máquina vertical tornea y pule partes en un solo setup

Emag ha desarrollado la VLC 100 GT, la cual combina torneado vertical y rectificado de acabado.

Temas relacionados:

Emag ha desarrollado la VLC 100 GT, la cual combina torneado vertical y rectificado de acabado. Ésta reduciría los tiempos de ciclo para componentes en plato hasta de 100 mm de diámetro.

La máquina usa el concepto de recolección de la compañía, donde el husillo principal es usado para cargar y descargar piezas de trabajo desde la banda transportadora integrada o el lanzador. Los usuarios pueden equipar el área de mecanizado con diferentes módulos de torneado y rectificado.

El primer paso es mecanizar parcial o completamente superficies de componentes que pueden ser torneados en duro. Luego, sin cambiar el set up, la máquina da rectificado de acabado a áreas que requieren geometrías de alta precisión. Este proceso tiene dos ventajas: el proceso de torneado es más rápido que rectificar superficies planas, y usar las herramientas de rectificado sólo para las operaciones de rectificado de acabado reduce el desgaste y los rayones, dice la compañía. Debido a que la pieza de trabajo es mecanizada en un solo set up, el proceso es más eficiente que cuando se lleva a cabo en dos máquinas. También reduce costos y asegura calidad.

La máquina puede usarse como un centro de rectificado vertical convencional, equipado con dos husillos de rectificado para rectificado externo e interno, o para mecanizado combinado, con un portaherramientas de bloque adicional para operaciones de torneado en duro. Puede ser equipado con tecnología de rectificado CBN o corindón, y los usuarios pueden afilar las ruedas de rectificado CBN aglutinadas por vitrificado usando un rodillo de diamante rotativo. Un sistema de ruido estructural sirve para el control GAP entre el rodillo de afilado y la rueda de rectificado. Un sistema de control de proceso adaptativo promueve tiempos de ciclo más cortos.

La base de la máquina en concreto y polímero Mineralit amortigua la vibración y mejora el acabado superficial.

Una sonda de medición integrada, ubicada entre el área de mecanizado y la estación de recogida para protegerla de la suciedad, permite que la medición se lleve a cabo en el mismo alistamiento, bien antes o bien después del mecanizado para ahorrar tiempo. La sonda también puede tomar mediciones intermedias.