Universal Robots y la soldadura colaborativa

Con la soldadura colaborativa se vuelve muy sencilla la programación, al llevar de la mano al robot y enseñarle dónde se va a poner el cordón de soldadura.

“La soldadura tradicional en el mercado siempre ha estado enfocada al alto volumen-baja mezcla, es decir, tienes una celda que siempre va a estar soldando lo mismo; y digamos que es compleja la programación de un robot que haga soldadura y, por eso, no puedes tener muchas partes diferentes”, refirió Daniel Ramírez, Sales Development Manager México de Universal Robots, en entrevista con Modern Machine Shop México.

En este sentido, el especialista señaló que están presentando una celda de soldadura colaborativa, un concepto nuevo en la industria.

“Con la soldadura colaborativa se vuelve muy sencilla la programación, porque tú tomas al robot y lo llevas de la mano enseñándole dónde va a poner el cordón de soldadura. Entonces, tu tomarías a tu mejor soldador de la planta para que le enseñe al robot cómo soldar y el robot lo va a replicar”, detalló.

Dijo que este concepto permite soldar en bajo volumen y alta mezcla; “es decir, con una celda de soldadura colaborativa se podrían hacer 200 piezas el día de hoy de un modelo y en tres días puedes cambiar a otro modelo, se le enseña nuevamente y va a hacer unas 1000 piezas. Y la semana que entra lo vuelves a cambiar y regresas al otro. Entonces, tradicionalmente eso no lo podías hacer porque le tendrías que haber pedido al fabricante de la celda de soldadura una modificación mayor, pero en este caso la celda desde el inicio se diseña para que sea versátil y te permita hacer reprogramaciones de manera sencilla”.

El entrevistado dijo que entre los beneficios de este concepto se encuentran una instalación poco costosa porque se trata de un robot muy ligero. Asimismo, es un robot seguro que cumple con la Norma 15066.

“En el caso que estés haciendo soldadura, al robot le tienes que poner una guarda por la soldadura, pero si estuviéramos haciendo otra aplicación podríamos no tener guarda, porque si el robot te pega —en caso de que te le atravieses— se frena, no te hacen un daño mayor. Es un robot colaborativo”, indicó.

Refirió que este robot se programa sin código: “Los robots colaborativos no necesitan código, lo puede programar cualquier persona en la planta que sepa manejar un iPad o un celular inteligente. Se puede programar el robot en 2 horas”.

Cambiando el concepto

El especialista señaló que se está cambiando la manera en cómo la robótica se conceptualiza en las plantas: “La robótica se ha conceptualizado como un equipo que debe tener una jaula y donde no te debes acercar. Además, no le debes mover un parámetro porque nadie sabe modificarlo, por ello, a las plantas les llega a dar un poquito de miedo tener robos porque nadie se siente cómodo para manipularlo”.

Dijo que una empresa pequeña se solía alejar de la robótica porque sentía que no tenía la infraestructura para soportarla. “Pero con la robótica colaborativa, al programarse de manera sencilla, pueden comprar al robot, se los instala un integrador certificado y ellos pueden auto soportarse. Nosotros damos cursos en línea, cursos presenciales para que los clientes se puedan auto soportar y puedan hacer modificaciones”.

Refirió que estas celdas están diseñadas para empresas Tier 2, porque son los que usualmente hacen piezas soldadas pequeñas, que después le dan al armador o un Tier 1 que lo incorpora en un chasis mayor.