23/03/2020 | 4 MINUTOS DE LECTURA

Siete estrategias para implementar en su taller de cara al COVID-19

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

No es mucho lo que se hubiese podido hacer para anticipar los efectos que el COVID-19 está teniendo sobre la actividad manufacturera a nivel global. Sin embargo sí hay algunas acciones que usted puede revisar para alivianar el impacto.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Según la experiencia de la consultora McKinsey, hay siete acciones pueden ayudar a las empresas de todo tipo a gestionar la crisis generada por el COVID-19.

Protección empleados.

Proteja a sus empleados: la crisis de COVID-19 ha sido un desafío emocional para muchas personas, cambiando la vida cotidiana de maneras sin precedentes. Para las empresas, los negocios, de la forma en la que se venían desarrollando, no son una opción. Algunas compañías están comparando activamente sus esfuerzos con otras para determinar las políticas correctas y los niveles de apoyo para su gente. Algunos de los modelos más interesantes que se han visto implican proporcionar un lenguaje claro y simple a los gerentes locales sobre cómo lidiar con el COVID-19 (de acuerdo con las directrices de la OMS y otras agencias de salud) mientras se les proporciona autonomía para que se sientan capacitados para lidiar con cualquier situación que evolucione rápidamente. Esta autonomía se combina con el establecimiento de comunicaciones bidireccionales que brindan un espacio seguro para que los empleados expresen si se sienten inseguros por cualquier motivo, así como el monitoreo del cumplimiento de las políticas actualizadas.​​​​​​

Establezca un equipo de respuesta multifuncional al COVID-19.

Establezca un equipo de respuesta multifuncional al COVID-19: Las compañías deben nominar un informe directo del CEO para liderar el esfuerzo y deben nombrar miembros de cada función y disciplina para ayudar. Además, en la mayoría de los casos, los miembros del equipo deberán abandonar sus funciones cotidianas y dedicar la mayor parte de su tiempo a la respuesta de virus. Algunas áreas de trabajo serán comunes para la mayoría de las empresas: a) la salud, el bienestar y la capacidad de los empleados para desempeñar sus funciones; b) pruebas de estrés financiero y desarrollo de un plan de contingencia; c) monitoreo de la cadena de suministro, respuesta rápida y resistencia a largo plazo; d) respuestas de marketing y ventas a choques de demanda; y e) coordinación y comunicación con los grupos interesados ​​pertinentes.

Estos equipos secundarios deben definir objetivos específicos para las próximas 48 horas, ajustados continuamente, así como objetivos semanales, todo en función del escenario de planificación acordado por la empresa. El equipo de respuesta debe instalar una cadencia y disciplina operativa simple que se centre en el resultado y las decisiones, y no tolere las reuniones que tampoco lo logren.

Asegúrese de que la liquidez sea suficiente para sobrellevar la tormenta

Asegúrese de que la liquidez sea suficiente para sobrellevar la tormenta: las empresas necesitan definir escenarios adaptados al contexto de la empresa. Para las variables críticas que afectarán los ingresos y el costo, pueden definir números de entrada a través de análisis y aportes de expertos. Las empresas deben modelar sus finanzas (flujo de caja, pérdidas y ganancias, balance general) en cada escenario e identificar los factores desencadenantes que podrían afectar significativamente la liquidez. Para cada detonante, las empresas deben definir movimientos para estabilizar la organización en cada escenario (optimización de cuentas por pagar y por cobrar; reducción de costos; desinversiones y fusiones y adquisiciones).

Estabilice su cadena de suministro: las compañías deben definir el alcance y la duración probable de su exposición en la cadena de suministro a áreas que están experimentando transmisión, incluidos los proveedores de nivel 1, -2 y -3, y los niveles de inventario. La mayoría de las empresas se centran principalmente en la estabilización inmediata, dado que la mayoría de las plantas chinas se encuentran actualmente en modo de reinicio. También deben considerar racionar las partes críticas, reservar previamente la capacidad de carga ferroviaria/aérea, usar el stock de posventa como un puente hasta que se reinicie la producción, obtener mayor prioridad de sus proveedores y, por supuesto, apoyar el reinicio de los proveedores.

Cadena de suministro.

 

Las empresas deberían comenzar a planificar cómo gestionar el suministro de productos que, a medida que el suministro vuelve a estar en línea, experimenten picos inusuales en la demanda debido al acaparamiento. En algunos casos, puede justificarse la estabilización a mediano o largo plazo, que requiere actualizaciones para la planificación de la demanda, una mayor optimización de la red, y la búsqueda y aceleración de la calificación de nuevos proveedores. Algo de esto puede ser aconsejable de todos modos, en ausencia de la crisis actual, para garantizar la resiliencia en su cadena de suministro, un desafío continuo que la situación COVID-19 ha destacado claramente.

Manténgase cerca de sus clientes: las empresas que navegan mejor por las interrupciones a menudo tienen éxito porque invierten en sus segmentos principales de clientes y anticipan sus comportamientos. En China, por ejemplo, aunque la demanda de los consumidores ha disminuido, no ha desaparecido: las personas han cambiado drásticamente hacia la compra en línea de todo tipo de bienes, incluidos los alimentos y la entrega de productos. Las empresas deberían invertir en línea como parte de su impulso para la distribución omnicanal: Esto incluye garantizar la calidad de los productos vendidos en línea. Es probable que las preferencias cambiantes de los clientes no vuelvan a las normas previas al brote.

Practique el plan: muchos equipos superiores no invierten tiempo en comprender lo que se necesita para planificar las interrupciones hasta que están en una. Aquí es donde las mesas redondas o las simulaciones son invaluables. Las empresas pueden utilizar simulaciones de mesa para definir y verificar sus protocolos de activación para diferentes fases de respuesta (solo planificación de contingencia, respuesta a gran escala, otros). Las simulaciones deben aclarar a los propietarios de las decisiones, garantizar que las funciones de cada miembro del equipo superior sean claras, identificar los obstáculos que pueden ralentizar la respuesta y asegurarse de que, en el caso, las acciones necesarias para llevar a cabo el plan se entienden completamente y la inversión requerida está fácilmente disponible.

Demuestre un propósito: las empresas son tan fuertes como las comunidades de las que forman parte. Las empresas necesitan descubrir cómo apoyar los esfuerzos de respuesta, por ejemplo, proporcionando dinero, equipo o experiencia. Por ejemplo, algunas compañías han cambiado la producción para crear máscaras médicas y ropa.

CONTENIDO RELACIONADO


Recursos