Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En el marco del evento online Proveedor Automotriz 2020, organizado por el Clúster Automotriz de Nuevo León (CLAUT) con el apoyo de la Secretaría de Economía y Trabajo del gobierno de Nuevo León, se presentó el “Panel de Compradores: Qué tipo de proveeduría buscan las empresas”.

Acerca de los principales requerimientos de proveeduría de la industria automotriz, Vicente Rodríguez, vicepresidente de Denso, refirió que desde 2019 la empresa empezó a visualizar un punto de cambio sobre a dónde mover la producción en Norteamérica.

“Hemos estado relocalizando nuestra base de proveeduría. En el 2020 tenemos en México solo un 8% de la base total de proveeduría en Norteamérica, pero tenemos el plan para el 2025 –implementándose en el 2023— de alcanzar un 30% de crecimiento. Eso quiere decir más de 300% de crecimiento para los próximos años en localización”, indicó Rodríguez.

Refirió que las áreas en donde vislumbran mayor área de crecimiento son moldeo, mecanizados, estampado y die casting: “En el área de moldes tenemos, por ejemplo, la necesidad de partes moldeadas con proceso de pintura base agua. Dentro del área de die casting tenemos la necesidad de piezas pequeñas como válvulas o partes de válvulas, con necesidad de piezas medianas, así como cubiertas de los alternadores. Y, dentro del área de mecanizado, tenemos la necesidad de piezas pequeñas de alta precisión para powertrain, así como partes pequeñas con mecanizado en aluminio y en acero inoxidable”.

El directivo indicó que el gasto aproximado que van a tener para esas fechas es alrededor de 168 millones de dólares localizados en México.

“Adicionalmente, en lo que son componentes, también tenemos la necesidad de utilización de proveeduría en subensambles, no solo para proyectos de arranque de nuevos productos, sino también para transferencia de proyectos de producción en masa”, explicó Rodríguez.

El especialista señaló que, si la empresa alcanza dichos objetivos y le da valor a la proveeduría mostrando capacidad y habilidad, serán capaces de transferir otro porcentaje similar de gasto que se está moviendo hacia Asia: “Porcentaje que tenemos confianza de poder transferir a México en el mediano plazo”.

Por su parte, Marco Romo, Strategic Purchasing Manager de Sisamex, refirió que la empresa actualmente importa alrededor de 200 millones de dólares de diferentes proveedores, por lo que este es un tema estratégico y siempre están abiertos a conocer a nuevos proveedores mexicanos que tengan capacidad de cumplir con los requerimientos.

“Los principales requerimientos que tenemos en la parte de directos son forjas, en general forjados de piezas desde medio kilo hasta 15 kilos. Un gran enfoque que estamos teniendo es en la parte de engranes de precisión. Fundiciones de hierro nodular y gris para piezas de dos hasta 80 kilos. También en la parte de tornillería –ahora estamos importando mucha tornillería de Asia— buscamos proveedores que hagan estas piezas en México. Y en la parte de indirectos buscamos lubricantes para centros de mecanizado y herramientas de corte”, puntualizó Romo.

Proveedores confiables para la industria automotriz

De acuerdo con Vicente Rodríguez, para definir si un proveedor es aceptable el tema de las certificaciones es muy importantes: “Para Denso el pilar más importante es la calidad y nosotros hacemos evaluaciones intensivas para confirmar que los procesos sean sustentables y que puedan mantener una misma calidad en el producto en las diferentes etapas del proyecto”.

Agregó que adicionalmente buscan proveedores, donde los líderes de esas compañías tengan una mentalidad de reto y busquen lograr objetivos altos y relaciones a largo plazo: “No por un proyecto o por una sola etapa, sino buscar un futuro en un entorno de ganar-ganar. Buscamos proveedores que tengan la actitud de mejorar la productividad en el día a día, sean proactivos y que busquen áreas de oportunidad”.

Por su parte, Jorge Arnaud, MRO Manager de Navistar, refirió que la empresa trabaja bajo estándares de calidad: “Tenemos estándares bien definidos para revisar cuál es la forma adecuada, si un proveedor es o no adecuado, si cumple o no cumple. Hay temas financieros, de calidad, de servicio, hasta temas de referencia”.

Arnaud agregó que en la empresa tienen también el tema del desarrollo de proveedores para aquellos que van empezando: “En algunos casos damos la oportunidad a esos nuevos proveedores, quizá no con un proyecto muy grande, pero poco a poco los vamos llevando”.

El directivo indicó que en el contexto actual le dan mucho peso al tema del servicio.

A su vez, Marco Romo indicó que para definir a sus proveedores revisan principalmente los clientes automotrices que manejan, el nivel de PPMs que tiene la empresa y la capacidad que tiene en productos similares o más complejos.

Agregó que en caso de que sea una empresa que no está en el sector automotriz, el principal requerimiento que piden es tenga una certificación ISO y que tenga el plan de certificarse en IATF: “Tenemos planes de desarrollo de proveedores o programas donde damos apoyo para ese tipo de empresas”.

Industria automotriz: retos para 2021 con o sin pandemia

De acuerdo con Vicente Rodríguez, la situación de la pandemia no se ha acabado y puede devenir una segunda ola: “Creo que hay tres puntos principales que veo como reto para los proveedores y en nosotros mismos para poder cubrir nuestras necesidades. El primero es la rapidez. Tenemos que generar estrategias para tener materiales de diferentes lugares y poder surtir de una manera efectiva. El segundo reto es la flexibilidad. Tenemos que generar sistemas robustos que nos ayuden a reaccionar con diferentes tipos de procesos y personal ante la necesidad de automatización, por ejemplo. Tenemos que buscar el reducir la dependencia en cuestión a la experiencia. Y el tercer reto es la comunicación. La comunicación con proveedores y clientes es básica en esta situación”.

Por su parte, Jorge Arnaud refirió que en la empresa muchos de sus proveedores siguen con inventarios bajos: “En algunos casos hemos visto que los tiempos de entrega han sido lentos, es algo que quizá todos deben empezar a revisar y planear. Tenemos que ver el repunte que viene.

Finalmente, Marco Romo refiere que el principal reto es poder operar de manera exitosa en la nueva normalidad: “Sobre todo por lo que viene después de COVID-19. Gran parte del reto va a ser en tiempos de entrega. Estamos viviendo retrasos en los tiempos de entrega de los proveedores. Los puertos están saturados por lo que sin duda vamos a tener que ajustar parámetros en la cadena de suministro. Es algo que ya estamos haciendo desde ahora”.

CONTENIDO RELACIONADO