Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La Asociación Alemana de Fabricantes de Máquinas-Herramienta (VDW por su sigla en alemán) espera que la producción en la industria alemana de máquinas-herramienta crezca 6 %, en alrededor de 12,600 millones de euros, durante 2021.

El presidente de la VDW, Heinz-Jürgen Prokop compartió que China es la principal fuerza que está impulsando la economía mundial, seguida de Estados Unidos.

La industria automotriz en particular, el mayor cliente de máquinas-herramienta, se está beneficiando del repunte en China. La electrónica, el procesamiento de alimentos, la logística y partes del sector de la tecnología médica han estado haciendo buenos negocios durante la crisis.

En Europa, se espera que las inversiones aumenten nuevamente en un 10 % después de la gran recesión. Los últimos dos años han sido difíciles por muchas razones, pero esta restricción ahora está teniendo un efecto positivo en la industria de máquinas-herramienta. Oxford Economics, el socio de pronóstico de la VDW, prevé un fuerte crecimiento del 35 % en los pedidos para 2021.Producción y consumo mundial de máquinas-herramienta.

Producción y consumo mundial de máquinas-herramienta.

Sector de máquinas-herramienta y VDMA demandan ofensiva tecnológica en movilidad sustentable

La industria alemana de máquinas-herramienta ve atractivas oportunidades en el Green Deal y los objetivos de protección climática para 2050. Con su estándar Euro 7, la Comisión de la Unión Eueropea planea establecer el límite de emisiones para automóviles y camiones a cero para 2025.

“Esto excluirá más o menos el motor de combustión interna y alentará a Europa a confiar plenamente en la movilidad eléctrica. Según los expertos, no será técnicamente posible lograr cero emisiones en los motores de combustión interna para 2025, o solo a un costo muy alto”, dijo Prokop comentando sobre el proyecto.

De hecho, los motores de combustión modernos serán indispensables a medio plazo para alcanzar los objetivos climáticos. Ya están arrojando valores de emisión que están un 50 % por debajo de los requisitos legales. Además, el uso de combustibles electrónicos basados en hidrógeno (generados con energía renovable) puede ayudar a lograr mayores reducciones en las emisiones, especialmente en los vehículos existentes.

Los vehículos pesados, la maquinaria agrícola y de construcción móvil, el cuerpo de bomberos y los barcos seguirán dependiendo de los motores de combustión interna durante algún tiempo debido a las limitaciones técnicas de la electrificación directa. Un mayor respeto por el clima en estas áreas de aplicación solo puede garantizarse con un entorno de investigación y una cadena de valor funcionales para la tecnología de motores.

“Un final abrupto del motor de combustión frenaría el progreso técnico porque Euro 7 acabaría con toda inversión adicional en el desarrollo de motores”, explicó Prokop.

Simplemente no habría suficiente dinero. Si los motores de combustión fueran eliminados gradualmente, los expertos temen que medio millón de puestos de trabajo estarían en riesgo solo en Alemania.

Por lo tanto, la VDW apoya las conclusiones de un documento de posición de la VDMA publicado recientemente. Este pide una ofensiva tecnológica a favor de la movilidad respetuosa con el medio ambiente. El objetivo es que las organizaciones trabajen junto con la industria para lograr la neutralidad climática y aprovechar las fortalezas de las empresas en el desarrollo de nuevas tecnologías. Por esta razón, se deben implementar tecnologías diferentes para reducir las emisiones de gases de escape y CO2. En el futuro, esto incluirá el uso de hidrógeno y combustibles sintéticos en vehículos, y también una mayor optimización del motor de combustión, el uso de tecnología de celdas de combustible y un número creciente de vehículos a batería.

“Depender únicamente de la electromovilidad conduciría a un aumento extremo de la demanda de electricidad, que actualmente no podría cubrirse con energía renovable”, dijo Prokop.

“Se pide a la UE que lance una amplia campaña de modernización y que proporcione el marco necesario”, concluyó. Además de la industria automotriz, esto también respaldaría el proceso de transformación en industrias usuarias como el sector de la construcción y los fabricantes de maquinaria agrícola.

CONTENIDO RELACIONADO