Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Ford arrancó la producción del Mustang Mach-E 2021 en la planta de ensamble y estampado de Cuautitlán Izcalli, ubicada en el Estado de México. Se trata de la primera SUV eléctrica de la armadora producida en México para el mundo.

“El ensamblado de un vehículo totalmente eléctrico es diferente al de uno de combustión, ya que los requerimientos y las necesidades son completamente distintas. Por esta razón, la planta de Cuautitlán Izcalli, donde se produjo el Ford Fiesta del año 2010 al 2019, llevó a cabo un proceso de adaptación de aproximadamente un año para poder integrar las nuevas tecnologías, así como cumplir con todos los requisitos para tener el equipamiento completo”, refiere un comunicado de la empresa.

El documento añade que a la par de la adaptación, el personal recibió un entrenamiento que les permitió conocer cada uno de los procesos para la creación de este producto, su tecnología, diseño e ingeniería.

“Gracias a la capacidad y experiencia que los mexicanos han demostrado en el diseño, ingeniería y manufactura de los productos de la marca, hemos sido seleccionados para revolucionar la historia de Ford con la primera SUV eléctrica de la empresa”, mencionó Héctor Pérez, CEO de Ford de México.

El proceso de manufactura tuvo que realizar algunas actualizaciones y cambios para el desarrollo de la estructura final del vehículo:

  • Estampado: Los troqueles pesan entre 20 y 40 toneladas, se cuenta con una grúa tipo gripper y dos de gancho capaces de levantar hasta 50 toneladas, además, hay cinco prensas de entre 1,000 y 2,500 toneladas de presión para moldear las láminas y es la primera planta en implementar un sistema de anticolisión y antipenduleo en las grúas.
  • Carrocería: Cuautitlán es la primera planta de Ford a nivel global en usar el sistema de visión artificial. Además, cuenta con 190 robots tipo Fanuc con sistemas de localización dimensional de última generación, permitiendo que el 90% de este proceso sea automatizado.
  • Pintura: La unidad es limpiada con Zirconio y preparada para la aplicación del Ecoat, que le otorga resistencia a la corrosión al mismo tiempo que da la nivelación necesaria a la superficie para recibir la pintura. De igual manera, se incorpora un nuevo proceso de aplicación líquida de aislantes de ruido, así como pintura en dos tonos para las unidades.
  • Ensamble: El área se divide en dos partes: Trim, donde se instalan los interiores de la unidad, y Chasis que se encarga de las partes exteriores, así como mecánicas. La nueva línea de baterías de alto voltaje tiene 75% de procesos automáticos. Finalmente, se requieren de 7 horas y 247 personas por cada turno para que un vehículo se finalice a un ritmo de 20 unidades por hora.


“Ford de México y la planta de Cuautitlán Izcalli llevan el ADN de Mustang ya que al haber producido este modelo en los 80, y ahora con el Mustang Mach-E, regresamos a la producción de la familia de su vehículo más icónico”, indicó Enrique Araiza, director de manufactura.

Araiza puntualizó que al ser un vehículo enfocado al mercado global México es estratégico gracias a su ubicación privilegiada”.

De acuerdo con el comunicado, la manufactura de la primera SUV eléctrica de Ford conmemora los 95 años de presencia en territorio mexicano de la empresa. El evento contó con la presencia de Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, Héctor Pérez, CEO de Ford de México, así como los principales directivos de la compañía.

Temas relacionados

CONTENIDO RELACIONADO