EMAG llevó a cabo Open House en Querétaro

La empresa realizó la presentación de la máquina VL4 en funcionamiento, así como las diversas tecnologías que conforman su catálogo.

 


 

 

El pasado 13 de junio, EMAG llevó a cabo un Open House en la ciudad de Querétaro, con el objetivo de presentar las diversas tecnologías que conforman su catálogo. Al respecto, Klaus Osterkamp, Sales Director Key Accounts de EMAG México, dijo en entrevista que la idea del evento fue acercar la tecnología de la empresa a sus clientes.

“En este foro tenemos instalada una máquina de la serie VL4, y están abiertas las puertas para que los clientes vean la máquina, conozcan la tecnología; incluso podemos fabricar piezas piloto para ellos o aquí mismo hacer una corrida de pequeñas series”, indicó.

Por su parte, Volker Clauss, Director de EMAG México, refirió que buscan hacer un mayor esfuerzo para verse como una empresa que no sólo vende máquinas y hace servicio técnico, sino como una empresa que está empezando a hacer una individualización de las máquinas que recibe del exterior y hacer en México un poco de ingeniería, sujeción, herramental, así como hacer try outs.

“Vemos un gran futuro en el mercado mexicano, lo vemos creciendo. Vemos potencial para crecimiento horizontal y vertical. Vemos que los Tier 1 y OEMs cada vez están tercerizando más piezas, con volúmenes grandes y eso implica el uso de más máquinas”, indicó.

La serie VL

Klaus Osterkamp, dijo que la máquina en funcionamiento durante el evento, el modelo VL4, tiene un diámetro de volteo para pieza de 200 milímetros: “Toda la serie de tornos de EMAG cuenta con un sistema automático de picos, es decir, el husillo toma la pieza, la mecaniza y la devuelve, y antes de devolverla podemos incluir una opción de medición o algunas cuestiones de control de calidad”.

Indicó que la serie VL viene en 5 tamaños, y que todas las máquinas operan de manera estándar con controles Fanuc o Siemens.

De acuerdo con la empresa, las máquinas VL forman parte de la serie modular de EMAG; se trata de máquinas construidas sobre un cuerpo base común, pero que permiten el empleo de las más diversas tecnologías, de modo análogo a la tecnología modular de plataformas del sector automotriz.

“Los tornos pickup verticales de la serie VL han sido especialmente desarrollados para la fabricación de piezas planas y precisas. Para poder cubrir el mayor espectro de piezas posible, hoy en día existen máquinas VL en cinco modelos. La máquina más pequeña es la VL 2, concebida para piezas de plato de hasta 100 mm de diámetro. Le siguen las máquinas VL 4, VL 6 y VL 8, con un incremento respectivo del tamaño de las piezas mecanizadas en 100 mm (ver gráfica). Así, la serie VL cubre una gama de piezas planas de hasta 400 mm de diámetro. Para el mecanizado de piezas de plato, toda máquina VL está equipada con una torreta portaherramientas con hasta 12 herramientas (opcionalmente motorizadas). La torreta se caracteriza por su elevada dinámica. El reducido tiempo de giro permite minimizar el tiempo improductivo, lo cual resulta en una reducción del tiempo ciclo. Adicionalmente, es posible dotar las máquinas de un eje Y en la torreta para el mecanizado de geometrías complejas. Esto conlleva un aumento drástico de las posibilidades de uso de las máquinas”.

Torno vertical VT 2

La empresa también presentó diversas tecnologías de su catálogo, entre las que destacaron la serie VT: “Con el torno vertical pickup de 4 ejes VT 2, los especialistas han desarrollado una solución que cumple todos estos requisitos y permite mecanizar flechas con una longitud máxima de 400 mm y un diámetro máximo de 63 mm. Las fortalezas del equipo se hacen patentes sobre todo cuando se deben mecanizar grandes volúmenes de piezas, ya que la solución de automatización ofrece tiempos muy rápidos entre mecanizados y componentes a bajo costo: las piezas en bruto se transportan a la máquina mediante un manipulador y se vuelven a retirar tras el mecanizado. El cambio dura solo entre seis y ocho segundos, en función de la pieza.

Refiere que el proceso de torneado propiamente dicho se completa en ciclos extremadamente breves a un número de revoluciones de 6.000 rpm. Las flechas se sujetan verticalmente entre el husillo principal y el contrapunto y se mecanizan por ambos lados. Para ello, se dispone de dos revólveres de herramientas con doce posiciones cada uno, en las que se pueden colocar 11 herramientas de torneado o herramientas motorizadas (la pinza ocupa una de las posiciones). Por ejemplo, la máquina se puede equipar opcionalmente con un eje Y para el fresado de cuñeros. La posición vertical del componente garantiza la seguridad constante durante el proceso, mientras que la caída libre de las virutas evita que se acumulen restos de virutas en la zona de mecanizado.

Finalmente, refiere que las dimensiones externas de la máquina son una de las principales claves a la hora de planificar la producción, de forma que resulte rentable. Por eso, el cuerpo básico es pequeño, aprovechando que la posición vertical requiere poco espacio. Además, los planificadores de la producción no tienen que contar con el gasto adicional que suponen las cintas trasportadoras de piezas en bruto y terminadas, ya que el modelo VT 2 las incluye de serie. Por si esto fuera poco, se pueden disponer varias máquinas en línea para formar un sistema de fabricación en cadena.

Vea el video del Open House de EMAG: