• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/09/2015 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Acuerdo comercial TPP

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Actualmente, está en negociación el denominado tratado de libre comercio “Trans-Pacific Partnership” (TPP) donde, además de México, se encuentran participando varios países bañados por el Océano Pacífico y que pertenecen al continente americano: Canadá, Estados Unidos, México, Perú y Chile.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Actualmente, está en negociación el denominado tratado de libre comercio “Trans-Pacific Partnership”  (TPP) donde, además de México, se encuentran participando varios países bañados por el Océano Pacífico y que pertenecen al continente americano: Canadá, Estados Unidos, México, Perú y Chile. Por el lado de Asia y Oceanía lo conforman Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Brunei, Malasia, Vietnam y Japón.

Como podrán imaginarse, el poner de acuerdo comercialmente a tantos y variados países en diferentes industrias como la agropecuaria, pesquera, textil y, desde luego, la automotriz es por más complicado, además del tema de propiedad intelectual.

Dentro de este grupo, los principales países en el aspecto automotriz son, principalmente, Japón y Estados Unidos, seguidos por México, Canadá y Malasia.  Después de dos años de negociación entre los diferentes países sobre el tema automotriz, nos encontramos enfrascados en una disputa entre los países NAFTA (Estados Unidos, Canadá y México) y Japón por el establecimiento del contenido regional de automóviles y autopartes, donde los países NAFTA exigíamos un contenido del 50%, como mínimo, y Japón proponía un 30%.

En la última reunión llevada a cabo en Hawái, ¡México fue informado que Estados Unidos había accedido a aceptar un contenido regional para automóviles del 45% y para autopartes del 30%!

¿Qué significa esto y cuáles pudieran ser las implicaciones para México? Pues veamos, hoy en día en NAFTA el porcentaje de contenido regional es de 60% para automóviles y 62.5% para autopartes, lo que “obliga” a esta industria a abastecerse de productos de la región, que ha logrado una consolidación importante en los últimos veinte años.

Es cierto que hoy en México se producen arneses, cinturones de seguridad, bolsas de aire, fundas para asientos para todo el mercado NAFTA, es decir 18 millones de automóviles. También es cierto que estos ejemplos tienen un gran contenido de materia prima, como cables, sensores, cintas y textiles, importados principalmente de Estados Unidos, y de esta forma la región completa se beneficia.

El peligro consiste en que si se reduce el seguimiento de contenido regional a solo el 30%, nos veremos dentro de algunos años con la situación de que países como Vietnam, Malasia o Singapur pudieran maquilar estos productos y otros muchos con materia prima de fuera de la región, especialmente de China, materia prima probablemente subsidiada en precio. Además,  con la maquila de bajo costo de estos países (Vietnam, Malasia o Singapur) se le dé el sello de producto regional y accedan al mercado de Estados Unidos con precios muy económicos y nos arrebaten el mercado que hoy nos sostiene en la creciente industria de autopartes de México.

Afortunadamente, los negociadores de México y Canadá se opusieron rotundamente a aceptar esta posición de Estados Unidos y Japón y no se logró firmar el mencionado tratado comercial.

¿Qué de bueno nos puede traer este tratado? Es bien conocido que en México vamos a producir dos millones más de autos en los próximos cinco años, y son dos millones de autos que  en su gran mayoría estarán destinados a la exportación. México debe buscar mercados abiertos de aranceles para colocar ese volumen de autos, y no creo que la región NAFTA tenga la capacidad de crecer en esa proporción, por lo cual tener acceso a países asiáticos y de Oceanía nos traerá esa oportunidad. El balance está ahí, pero considero que el precio que pagaría México por más mercado, poniendo en riesgo lo logrado en nuestro país en la industria de autopartes, no se justificaría.

Veamos qué resultados en el próximo futuro cercano tenemos de este controversial y difícil tratado de libre comercio denominado TPP.

Recursos