| 4 MINUTOS DE LECTURA

Especialización de Monterrey en sector metalmecánico impulsa la manufactura aeroespacial

En esta entrevista, Claire Barnouin, directora ejecutiva del Monterrey Aeroclúster, comparte su visión del sector aeroespacial en México, las ventajas competitivas de Nuevo León y lo que viene después de la pandemia.  

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Eduardo Tovar: ¿Cómo termina una francesa en México trabajando en la industria aeroespacial?

Claire Barnouin: Llegué a México porque conocí a mi esposo en Europa; él es mexicano, y realmente soy un producto de importación directa. Me trajo el amor. Terminé en el sector aeroespacial porque tuve la oportunidad de trabajar, hace ya varios años, para la atracción de inversión extranjera para el estado de Nuevo León, y apenas empezaba a llegar la oleada de inversión en el sector aeronáutico, inmediatamente después del anuncio de Bombardier de invertir en México. Muchas visitas de inversionistas provenían de Francia o de Quebec, y debía atenderlas, hacerles una agenda e interactuar en francés, lo que facilitaba mucho las cosas. Y así me relacioné con la industria aeronáutica. En realidad, fue por mi idioma y no por mis conocimientos o competencias en el sector aeronáutico, porque poca cosa sabía yo de esto.

ET: ¿Cómo surgió el Monterrey Aeroclúster y cuáles son sus objetivos?

Claire Barnouin, directora ejecutiva del Monterrey Aeroclúster.

Claire Barnouin, directora ejecutiva del Monterrey Aeroclúster.

Claire: El Monterrey Aeroclúster surge, al igual que todos los clústeres de Nuevo León, gracias a la visión del gobierno estatal hace un par de administraciones, terminando el sexenio de José Natividad González Parás, quien dicho sea de paso, es una persona francófila, con estudios en la Sorbonne, y quien conocía el modelo de desarrollo económico francés que impulsó sus polos de competitividad, y aplicó esa visión para Nuevo León. Él determinó algunos sectores estratégicos para el estado, entre ellos el espacial, al que apostaron fuertemente. Plantearon la creación del clúster a finales de 2007. Ahí entré yo a una ronda de entrevistas, precisamente por mi afinidad con el sector aeronáutico por haber atendido tantas agendas, y me propusieron la dirección del clúster. El clúster no existía y había que constituirlo desde la parte administrativa hasta la parte relacional e invitar a las empresas a participar.

El clúster se constituye como asociación civil en agosto de 2008. Los objetivos de Monterrey Aeroclúster incluyen ser un factor de desarrollo económico regional. El clúster está para impulsar el sector aeroespacial en sus diferentes vertientes, tanto en la parte de manufactura como en la de servicios e, incluso, un poco en la parte de aviación.

Existimos como asociación civil para, obviamente, aglutinar y representar al sector y articular una serie de actividades que eleven la competitividad de Nuevo León en este sentido pero, también y sobre todo, para impulsar una agenda de desarrollo económico regional.

ET: ¿Qué diferencia a Monterrey y Nuevo León de las otras regiones mexicanas que la hacen propicia para la industria aeroespacial?

Claire: Sin pensarlo mucho, es el clima de negocios que existe aquí, la gran tradición empresarial de Monterrey, el impulso de negocios que es muy común y reconocido en la región. Ese drive que trae la gente aquí y que permite una cultura de negocios muy anclada, fuerte, tradicional y sólida. Ese sería un factor muy importante, que yo creo diferencia a Monterrey de otras regiones y, particularmente, en el sector aeroespacial. Un tema que a veces no se menciona mucho es la idoneidad de la mano de obra: la calidad, el desarrollo del talento, la preparación de muchachos, tanto a escala técnica como de ingeniería, es muy reconocida aquí, en las escuelas técnicas que hay en el estado, y en las universidades grandes y reconocidas que tenemos también. Evidentemente, la combinación de la cultura de negocios con la calidad y el talento de la mano de obra, también contribuye a generar un expertise manufacturero.

Monterrey está muy especializado en el sector metalmecánico, notablemente para la industria automotriz y otras industrias; creo que un factor diferenciador importante, que beneficia el desarrollo de la industria aeroespacial en la región, es ese saber hacer metalmecánico, la transformación en materia de metales y partes mecánicas.

ET: ¿Qué pronóstico tienen para la industria aeroespacial de la región en 2021 y cómo ven las proyecciones de crecimiento e inversión pospandemia?

Claire: Para este año es un pronóstico muy conservador, pera creo que no solo para la industria aeroespacial, sino para todos los sectores industriales en los que se tiene representación o actividad aquí en la región. Honestamente, no creo que nadie se atreva a elevar un pronóstico mejor que el del año pasado. Todavía hay mucha incertidumbre en nuestro sector, que sin duda fue duramente golpeado por esta crisis que se inició con la pandemia.

En cuanto a las perspectivas de crecimiento pospandemia (esperemos que pronto podamos considerar que estamos pospandemia), creo que son buenas, especialmente porque esta crisis también trajo, de alguna manera, una oportunidad de crecer y consolidar las cadenas de valor. Esto no lo digo yo, me lo comentaron al menos en dos o tres empresas de alto nivel en el sector aeroespacial, que consideran que las estrategias en sus cadenas de proveeduría están cambiando drásticamente y tienden hacia una regionalización mucho más fuerte e, incluso, hacia la migración de líneas de producción de Estados Unidos hacia México. Entonces, estos proyectos empiezan a caminar. No se están dando de forma muy contundente porque aún está todo el tema de cierre de fronteras y de la pandemia, además de las restricciones, los semáforos y otros que no permiten tomar decisiones muy ágiles en este sentido.

Pero sabemos que hay empresas que nos observan y están tocando la puerta para preguntar qué traemos y qué podemos ofrecer en cuanto a capacidades, para empezar a participar en programas que están tratando de migrar hacia este lado de la frontera.

Entonces, esto puede ser bueno y, sin duda, es algo que no estaba en el radar hace un año o un año y medio. La mirada de algunas empresas estaba en el mercado asiático, pero esto ya está cambiando y ojalá se mantenga esa tendencia.

CONTENIDO RELACIONADO