• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
18/04/2016 | 7 MINUTOS DE LECTURA

Manufactura de dispositivos médicos crecerá en 2016

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La prospectiva de producción de los dispositivos médicos en el país para 2016 es de 15,733 millones de dólares y se espera que la producción mantenga una Tasa Media de Crecimiento Anual (TMCA) de 6.4% en el periodo 2014-2020.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

De acuerdo con el informe “La Industria de Dispositivos Médicos en México”, realizado por la Unidad de Inteligencia de Negocios de ProMéxico, la prospectiva de producción de los dispositivos médicos en el país para este 2016 es de 15,733 millones de dólares. De hecho, se espera que la producción mantenga una Tasa Media de Crecimiento Anual (TMCA) de 6.4% en el periodo 2014-2020.

“En términos de crecimiento, México proyecta en los próximos años un dinamismo superior al de los países productores más importantes de la industria como Estados Unidos (TMCA de 5.2%), Alemania (TMCA de 3.7%), Japón (TMCA de 1.9%) y Suiza (TMCA de 3.4%)”, detalla el informe.

En este sentido, datos de Global Trade Atlas señalan que en 2015 México exportó más de 7, 700 millones de dólares, ubicando al país como noveno exportador de dispositivos médicos a nivel internacional, el primer exportador en América Latina y el principal proveedor para el mercado de Estados Unidos.

Asimismo, los principales productos exportados por la industria fueron: instrumentos de medicina, cirugía y odontología o veterinaria; artículos y aparatos de ortopedia o para fracturas; y aparatos de mecanoterapia.

En relación con la Inversión Extranjera Directa (IED) para el sector, la Secretaría de Economía señala que en el periodo 2005 a 2014 llegaron al país 1,689 millones de dólares, principalmente de Estados Unidos (87% del total) seguido de naciones como Suiza, Italia, Alemania, España y Países Bajos, entre otros.

Hasta 2015 se tenían contabilizados 19 proyectos de inversión por 17 empresas extranjeras, de los cuales 13 proyectos eran de expansión y seis sobre nuevas inversiones. En este sentido, un recuento de la consultora FDI Markets refiere que el capital invertido por Estados Unidos en los últimos cinco años ha sido de 172 millones de dólares, seguido de Islandia con 48 millones de dólares, Canadá con 11 millones de dólares, Nueva Zelanda con 3 millones de dólares, Alemania con 3 millones de dólares y Colombia con 2 millones de dólares.

Algunas de las empresas que están invirtiendo en el país son Medline, la cual expandirá su planta en Nuevo Laredo; Baxter incrementará en 40% la capacidad productiva de su planta en Cuernavaca; B. Braun Melsungen AG invertirá 3 millones de dólares en la expansión de su planta en Atizapán; Surgical Specialties instalará una planta manufacturera en Tijuana; Mediimplantes instalará una planta manufacturera en Guadalajara y, asimismo, Pexco ampliará su planta de Mexicali.

Mexico podría ocupar el 5º lugar

De acuerdo con el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hasta 2015 se contabilizaban 2,344 unidades económicas especializadas en dispositivos médicos en el país.

En este sentido, un documento de PricewaterhouseCoopers precisa que en México se han detectado tres regiones importantes para la innovación y desarrollo de dispositivos médicos. En la zona norte se encuentran Nuevo León y Baja California, donde se ubica uno de los agrupamientos más importantes de manufactura de dispositivos médicos en Latinoamérica; la zona de Occidente con Jalisco y, por último, la zona Centro con el Distrito Federal, Estado de México, Morelos y Puebla.

De estas entidades, Baja California es el clúster más importante del país debido a que las empresas en el estado realizan el 33% de las exportaciones totales que realiza el sector.

Al respecto, Pablo Dávila, Presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID), precisó que un escenario factible para México es pasar del noveno lugar como productor mundial de dispositivos médicos al quinto lugar.

“Para eso requerimos que se combinen varios factores y colaboremos las autoridades, la industria, los proveedores, las universidades, los profesionales de la salud, es decir, hay mucho por hacer. Uno de los principales obstáculos son las regulaciones sanitarias, debido a que a los dispositivos médicos se les trataba como medicamentos; sin embargo, sus ciclos de vida y retornos de inversión son más cortos en comparación con la industria farmacéutica. Esta visión se está cambiando poco a poco en la industria, y el objetivo es agilizar la aprobación de registros sanitarios de los dispositivos y que las innovaciones lleguen a los pacientes antes de cinco o siete años y no cuando ya sean obsoletas”, precisó Dávila.

En relación con las innovaciones, Lorena Garza, Gerente de Dispositivos Médicos de PricewaterhouseCoopers indicó que la innovación tecnológica de los dispositivos médicos es una actividad que implica crecimiento económico y bienestar de las sociedades modernas.

“Un factor importante en la innovación de los dispositivos médicos es que, generalmente, el desarrollo de productos involucra menores costos y obtención de resultados en menor tiempo si se le compara con otros sectores como el farmacéutico, en donde se invierten grandes cifras y el lapso para el desarrollo de nuevos productos es mayor”, destacó Garza.

La especialista añadió que durante la última década el sector de dispositivos médicos en México ha presentado un crecimiento importante que se ha sostenido, lo que ha convertido a nuestro país en uno de los líderes para la manufactura y ensamble de aparatos médicos a nivel mundial.

Y detalló que la industria de los dispositivos médicos en México está compuesta principalmente por pequeñas y medianas empresas, y a pesar de que se ha demostrado un alto desempeño en los procesos de manufactura, aún falta mucho por desarrollar en cuanto a equipos más avanzados y con un mayor nivel tecnológico.

“Gracias a las condiciones favorables que presenta nuestro país en lo que respecta a la industria de los dispositivos médicos, se puede comprender el interés que han mostrado las diferentes empresas en el proceso de innovación, ya que esta actividad es un incentivo para buscar zonas de manufactura a bajo costo y capacidades de desarrollo que permitan competir en el mercado”, destacó la ejecutiva.

Garza indicó que en México los principales proyectos de innovación del sector de dispositivos médicos son desarrollados por algunas universidades públicas y privadas, así como algunos centros de investigación.

Un ejemplo de innovación para el sector realizado en México, es el desarrollado por la doctora Elisa Vázquez, investigadora del Tecnológico de Monterrey, quien realiza un trabajo de diseño y manufactura de moldes con microgeometrías complejas, que pueden tener cavidades cóncavas, convexas, cambios de nivel y paredes inclinadas.

“La micromanufactura para dispositivos médicos es una industria con potencial, pues la demanda de microproductos se ha incrementado y la tendencia actual requiere diseños y tecnologías más sofisticadas para la fabricación de moldes miniatura”, explicó por medio de un comunicado la investigadora.

Agregó que cuando los moldes tienen características micrométricas, la forma en que se trabajan los procesos convencionales de mecanizado cambian completamente, porque los parámetros de proceso necesitan ser estudiados debido a que el filo de la herramienta de corte, apenas de 4 micras, llega a ser similar al tamaño del grano del material que estamos cortando. Y a escalas como ésas, el operador ya no escucha cuando la herramienta está mecanizando o no ve a simple vista si la herramienta está rota.

“En mi tesis doctoral abordé estos temas de micromanufactura, específicamente en microfresado, buscando que este proceso pueda tener aplicaciones en los dispositivos médicos y tener un alto impacto en los procesos que permitan realizar geometrías complejas que antes no podíamos, y que ahora con la evolución de la tecnología sí se pueden crear”, detalló.

Proveeduría en distintas regiones

Información de ProMéxico señala que en cuanto a la proveeduría de insumos para la industria de dispositivos médicos en México, en el rubro metalmecánico existen procesos que suministran a la industria y se localizan principalmente en Coahuila, Nuevo León, Estado de México, Chihuahua, Puebla, Tamaulipas, Durango y Distrito Federal.

Los procesos son: mecanizado, función, ensambles mecánicos, die casting, troquelado y estampado, moldeo por inyección y tratamientos superficiales térmicos.

“Del total de insumos requeridos durante la elaboración de equipo médico electrónico, el 92% de éstos son importados; mientras que para el caso de equipo desechable, esta razón es del 32%”, señala el informe de ProMéxico.

Estos datos coinciden con información de AMID, asociación que refiere que sus afiliados desarrollan y fabrican dispositivos médicos de tecnología innovadora, con 35 plantas de manufactura en territorio mexicano. Sin embargo, el 98% de su producción es para exportación y el 95% de los insumos para su manufactura provienen de Estados Unidos, Europa y Asia.

Fortalezas del sector

De acuerdo con el documento “Competitive Alternatives 2014”, elaborado por KPMG, México ofrece 18.9% de ahorro en costos de manufactura para la industria de dispositivos médicos, en comparación con Estados Unidos. Asimismo, el país ofrece 7.8% de ahorro en costos de manufactura de componentes de precisión, también en comparación con Estados Unidos.

Para ProMéxico, las fortalezas de México en materia de manufactura de dispositivos médicos incluyen la capacidad de desarrollo y capital humano competitivo, al graduarse más de 110,000 estudiantes de ingeniería, manufactura y construcción.

“La ubicación de México permite ahorros considerables en materia logística y supervisión cercana del proceso manufacturero; además, facilita la inspección de las plantas por parte de las autoridades sanitarias y permite responder rápidamente a cambios repentinos en las tendencias de la demanda”, puntualiza la dependencia.


Recursos