• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/09/2020 | 6 MINUTOS DE LECTURA

La industria automotriz mexicana en el año del T-MEC y COVID-19

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En esta entrevista, Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), habla sobre la situación que atraviesa la industria automotriz en esta pandemia y las acciones que está tomando el sector para superarla.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Eduardo Tovar: ¿Qué iniciativas han tenido AMIA y la industria automotriz para la reactivación del sector en México?

Fausto Cuevas: Nosotros en conjunto, todo el sector automotriz, hemos tenido acercamientos con el gobierno de México, solicitando datos concretos que nos permitan tener certeza de cuándo pudiéramos regresar a la actividad normal en nuestro país.

La realidad es que en algunas otras partes del mundo ya iniciaron operaciones en las plantas de la industria automotriz, y estamos un poco detrás de ellos. Entendemos que la circunstancia en México no es exactamente igual. Sin embargo, consideramos que tenemos un avance importante en la aplicación de protocolos sanitarios que podrían asegurar un regreso saludable a los centros de trabajo, de manera que evitemos que estos pudieran convertirse en una fuente o en un brote de continuidad de esta epidemia.

ET: ¿Cómo ha sido el reinicio de actividades?

Fausto Cuevas: La idea del gobierno es un regreso de manera regional, lo cual pudiera no ser realmente útil en el caso de industria automotriz, porque para que las plantas de ensamble de vehículos puedan trabajar, obviamente requieren el abasto de partes y componentes para ensamblar el vehículo. Y si algunas de estas no están disponibles, es imposible armar un vehículo completo, por lo tanto, no tiene sentido regresar a trabajar.

Esto es algo que queremos hacerle comprender a la autoridad, que en el caso de la industria automotriz el regreso conjunto de la cadena de proveeduría y ensamble de vehículos debe ser coordinada. No podemos armar un vehículo al cual le falten los ejes, o le falten los asientos, una llanta o alguna tuerca. Requerimos que en cuanto inicie la línea de producción, tengamos los componentes necesarios para el ensamble de vehículos completos.

ET: La industria automotriz mexicana venía registrando cifras de producción con récords muy positivos; sin embargo, ante esta realidad, ¿cómo ven ustedes la situación de producción de la industria a finales de año y qué pueden hacer como asociación para reactivar este sector de la economía, tan importante para la industria mexicana?

Fausto Cuevas: Enfrentamos una situación sin precedentes. Nunca habíamos transitado por una situación como la que estamos pasando. Es algo que incluye actualmente a todo el mundo. Es decir, la suspensión de actividades no fue exclusiva de nuestro país, fue a escala mundial y eso es un hecho que no había ocurrido antes y se dio de manera diversa.

Inició en China, en Asia, y después de Asia pasó a Europa, a América del Norte. Pero a nuestro país llegó la epidemia con un rezago de dos a tres semanas. La reapertura también se encuentra en esa situación. Respecto a lo que comentas, llevamos desde la segunda quincena de marzo hasta el 1º de junio con las operaciones de producción detenidas. Esto, evidentemente, nos lleva a tener una circunstancia muy complicada hacia el segundo semestre de este año. Difícilmente vamos a recuperar lo que se ha perdido.

De lo que producimos en México, casi 89 % se exporta, principalmente a Estados Unidos, Canadá y al resto del mundo. Esto quiere decir que, en buena medida, el regreso a los niveles de producción tendrá que estar en línea con la recuperación de los mercados en el exterior y también del mercado interno que, por cierto —antes de esta situación— tenía 32 meses de una tendencia negativa.

Justo Inegi publicó las cifras de ventas en el mercado interno en México, y presentan una caída de 65 % respecto del mes de abril del año pasado. Esto da una idea de la profundidad de la crisis que enfrentaremos y que estamos enfrentado.

Estos niveles o caídas similares no sucedían desde la crisis de 1995, que no fue una crisis global, sino una crisis derivada de problemas específicos en nuestro país. Pero, en aquel momento, nos ayudó que veníamos justamente del inicio de la vigencia del Tratado Libre Comercio de América del Norte, y lo que no podía colocarse en nuestro país, era producción que empezamos a destinar a mercados extranjeros.

En este momento los mercados se encuentran deprimidos en todo el mundo. Habrá que ir regresando conforme regrese la demanda global de nuestros productos.

ET: ¿Cómo ven ustedes el T-MEC y qué expectativas tienen frente a este nuevo tratado?

Fausto Cuevas: Es un tema importante. De nuestra producción, el 89 % se exporta y, de lo que vendemos en México, 64 % lo importamos. Esto da una idea de la estrecha relación que tenemos con los flujos comerciales internacionales. En el caso específico del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, esto viene a ser un cambio en la forma en que veníamos operando, desde el punto de vista de la metodología y las reglas de origen que vamos a aplicar. Es un verdadero reto. Sin embargo, la realidad es que estamos estrechamente ligados como industria a la región de América del Norte y esto tendremos que aprovecharlo, no sin el esfuerzo importante que implican estos cambios en la regulación.

No hay todavía claridad de cuándo se actualizarán las Reglamentaciones Uniformes ya publicadas. Hay precisiones entre los tres países sobre ciertos detalles técnicos de cómo es la aplicación, cómo puede interpretarse el texto y la metodología,

que permiten dar claridad a lo que el texto muchas veces no la da. El reto es complicado. En particular para los fabricantes de vehículos ligeros es, incluso, más complicado, porque tenemos que cumplir con cuatro requisitos que no estaban contemplados en el acuerdo anterior: el cumplimiento de valor del contenido regional de los vehículos, el cumplimiento del valor del contenido regional de los componentes o partes esenciales, el cumplimiento del requisito del 70 % de las compras de acero y aluminio en la región, y el cumplimento del valor del contenido laboral.

ET: ¿Cómo están afrontando las armadoras todas las medidas decretadas por el gobierno frente al aislamiento? y ¿qué medidas piensan tomar cuando se retomen las actividades del sector? 

Fausto Cuevas: El regreso a las actividades lo hemos venido desarrollando conjuntamente y, en lo individual, cada empresa: protocolos sanitarios que permitan que este regreso a la actividad cumpla con medidas sanitarias, que eviten la propagación del virus en los centros de trabajo. Lo que se requiere es que regresemos a trabajar, pero que estemos seguros de que los centros de trabajo no serán un foco de infección que haga que regrese esta epidemia.

ET: ¿Cómo ven el sistema alternativo de la industria automotriz y la solicitud que diversas armadoras han hecho sobre un período de transición distinto al que establece el T-MEC?

Fausto Cuevas: Mientras no haya una resolución, aplican las reglas del Régimen de Transición Alternativo. Son reglas más favorables. No exactamente las mismas que establece el T-MEC como tal. Entonces, durante estos meses las empresas exportarán con base en esa regla. Cada empresa tiene su propia estrategia en este sentido, la cual, evidentemente, es confidencial.

ET: ¿Cómo es la situación con respecto al contenido laboral en la industria automotriz?

Fausto Cuevas: Con relación a la regla del valor de contenido laboral del T-MEC, se establece que para vehículos ligeros el requisito del valor del contenido laboral es de 40 % y en el caso de vehículos comerciales ligeros es del 45 %. Esto significa que el 40 o el 45 % (en cada caso) del valor del vehículo deberá contener piezas y componentes que hayan sido producidos en una zona de alto salario, esto es, de 16 dólares la hora. Eso es lo que hay cumplir y no específicamente incrementar los salarios a 16 dólares por hora.

Es un hecho que ni siquiera en Estados Unidos se paga este salario en todos los lugares. Hay regiones donde los salarios están por debajo de este nivel.

Vea la entrevista completa aquí:


Recursos