• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/07/2020 | 12 MINUTOS DE LECTURA

Industria aeroespacial: la oportunidad de la relocalización de proveedores en México

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El sector aeroespacial mexicano debe afrontar numerosos retos luego de la pospandemia para adaptarse a la nueva realidad del transporte aéreo y la demanda del mercado.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

De acuerdo con Felipe Sandoval, Presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA) el tema de la pandemia por COVID-19 no terminó el primero de junio, luego de que la industria aeroespacial fuera declarada actividad esencial:

“La nueva realidad implica que todos tenemos la necesidad de operar y vivir con la presencia del COVID-19, cuando menos el resto de este año y parte del 2021”.

Sandoval, quien también es Gerente General de Safran Chihuahua Operations, señaló que con base en la información disponible (hasta mayo de 2020) no se sabe con seguridad cuándo estará disponible una vacuna o un tratamiento efectivo: “Por lo que vamos a estar expuestos a esta situación de manera continua”.

Agregó que diversos especialistas a nivel mundial, como la Organización Mundial de la Salud y Centers for Disease Control and Prevention (CDC), han advertido sobre los riesgos naturales de contagio de los coronavirus, la influenza, la gripe estacional y AH1N1 con un ciclo natural que ocurre en el periodo de otoño-invierno.

El directivo refirió que en los próximos meses el riesgo de contagio puede aumentar significativamente debido a esta situación, aunado a la reapertura de actividades en el mundo, luego de los meses de confinamiento que se vivieron.

En este nuevo contexto, Sandoval refirió que diversos analistas han señalado que el sector va a tener una recuperación en el 2021 o 2022: “En el último reporte de la IATA hay una disminución del tráfico aéreo en el occidente, hablando de todo América y Europa de 90%. Lo que es esperanzador es que en Asia ya se empieza a recuperar, ya vemos de 40 a 45% de ocupación en los vuelos”.

Sandoval redundó en que la recuperación va a depender del restablecimiento del nivel de confianza: “Va a ayudar mucho el que se desarrolle una vacuna o un tratamiento efectivo y que el nivel de mortalidad baje”.

El directivo detalló que el impacto en el sector industrial es de 30% de reducción del backlog industrial (10,500 aviones), donde todas las aerolíneas –sin excepción– movieron sus órdenes 2-3 años, lo que implica una reducción de la demanda a nivel global.

“Vemos un fuerte impacto en el corto plazo. La industria aeroespacial es la más afectada o de las más afectadas y, obviamente, su recuperación va a depender mucho del nivel de restablecimiento de la confianza”, precisó.

Al respecto Luis Lizcano, Director Ejecutivo de FEMIA, dijo que esta situación afectó temas de mercado por lo que las empresas tienen que flexibilizarse, ajustarse y reinventarse para poder sobrevivir bajo las nuevas circunstancias.

Una gran oportunidad para México

De acuerdo con Felipe Sandoval, actualmente México importa 6,600 millones de dólares de componentes: “La FEMIA ha hecho un inventario de capacidades industriales en los últimos dos años, visitando más de 800 empresas y perfilando las capacidades del país, con base en ese estudio, analizamos que 5,000 millones de dólares se pueden producir en México con las capacidades industriales que tenemos”.

Indicó que hoy en día solamente se tiene 3% de integración nacional por lo que existe una oportunidad de oro para la industria. “El grupo de empresas tractoras en FEMIA, que aglutina a OEMs y Tier 1 entre sus miembros, acordamos hacer un concilio de compra para desarrollar la cadena en México, eso lo hicimos desde hace dos años y conjuntamos una bolsa de 1,500 millones de dólares para relocalizar de inmediato. Las empresas tractoras tienen el compromiso de hacerlo y una vez que hayamos completado esa cantidad nos van a poner otros 1,500 millones de dólares. Entonces, ya tenemos lo más importante, que son las órdenes de compra, es decir las empresas tractoras están dispuestas a desarrollar la cadena en México”, refirió.

En este sentido, el directivo dijo que existe una megatendencia para relocalizar la cadena de proveeduría en México con el fin de disminuir el riesgo de dependencia que tiene el sector de Asia, independiente de la situación geopolítica.

Dijo que, al margen de la guerra entre China y Estados Unidos, las grandes empresas están analizando cómo disminuir su riesgo de cualquier región del mundo. “Se dieron cuenta, a raíz de esta pandemia, que dependían demasiado de la región de Asia, en particular de China y, obviamente, para disminuir su riesgo tienen que diversificar por regiones y México es la mejor opción en Norteamérica para poder disminuir el riesgo de una situación como esta, que pueda romper su cadena de proveeduría”, puntualizó.

Agregó que debido a la contingencia las compañías globales y nacionales también tienen la urgencia de volverse más competitivas, reducir sus costos y ser más capaces de sobrevivir: “Esa es otra gran oportunidad que vamos a ver para acelerar procesos de relocalización hacia México”.

En ello coincide Isaac Humberto Jiménez, Director de Ingeniería y Transformación Industrial del Grupo Safran Chihuahua, quien refirió que pasando el momento de crisis provocado por la pandemia de COVID-19, las empresas tractoras van a buscar quien les ayude a afrontar sus costos y van a buscar economías emergentes que sean competitivas para desarrollar sus componentes.

“Y, en ese momento, que no va a ser más allá de dos meses, van a voltear a ver a México y esa es la oportunidad de demostrar que somos competitivos en costos, que somos capaces de producir los componentes que se están pidiendo en tiempo y forma a un valor competitivo”, indicó.

Al respecto, Xavier Hurtado, Director de Desarrollo de Proveedores Industriales de FEMIA, dijo que frente al escenario del COVID-19 las empresas tractoras están manejando una relocalización de paquetes de trabajo.

“Existe un pronóstico de reducción en los siguientes años para la industria aeroespacial global; sin embargo, viene una potencial relocalización de proveeduría proveniente de Asia”, precisó el entrevistado.

Explicó que muchos paquetes de trabajo que tenían un single source del lado asiático, por parte de compradores de América del Norte, van a buscar relocalizar esos paquetes de trabajo justamente en alguna parte de Norteamérica.

“De las varias lecciones que nos deja el tema de COVID-19, una es que el single source no puede ser en tema de proveeduría como tampoco en tema de clientes. La apuesta a un solo sector o a una sola fuente de clientes puede ser una catástrofe financiera si es que se te hunde el barco”, comentó Hurtado.

El entrevistado puntualizó que esta tendencia a regionalizar las cadenas de valor se llama oportunidad.

Los siguientes pasos

De acuerdo con Xavier Hurtado, además de la relocalización de proveedores en la región por el tema de COVID-19, previo a la pandemia había también un aspecto clave: la edad promedio de los ingenieros en Estados Unidos.

“Además de que la gente ya no quiere trabajar en la manufactura, el promedio de los técnicos e ingenieros del lado estadounidense es de más de 55 años. Eso significa que se van a jubilar y el know how de cómo leer el plano en 2D a cómo llevarlo a producción está en su mente. Para nosotros eso representa que nos queda una recta en los próximos cinco años de transferencia de conocimiento a generaciones jóvenes”, señaló.

Dijo que para solucionar esta situación los corporativos norteamericanos tienen la opción de importar talento, lo cual no está sucediendo a la velocidad que ellos quieren. Y en el caso de que decidan venir a México –agregó Hurtado– tienen dos formas de hacerlo: una es que venga la operación de la tractora a México y la segunda es que transfieran procesos a los proveedores.

“Entonces, ahora sí viene para mí el reto importante y tenemos que estar listos. Lo peor que nos puede pasar es tener nuestros cinco minutos de fama y no tener nada que ofrecer”, comentó.

Precisó que para aprovechar esta oportunidad el primer punto es poder presentar al proveedor con el comprador y en este ‘poder presentarlos’, el área de desarrollo de proveedores de FEMIA ha integrado una lista de elementos que debe tener una presentación de ventas.

“Hay elementos que son básicos y que, hoy por hoy, no he visto que ninguna presentación de ventas los tenga todos. ¿Qué significa esto?, que al final del día los compradores tienen que estar haciendo preguntas y preguntas hasta que se cansan, y solo estamos hablando para ver con quien se está trabajando”, explicó.

Dijo que desafortunadamente no hay un checklist que indique lo que debería tener una presentación de ventas: “Para mí lo importante es tener la información y revisar que esa información mantenga los estándares de competitividad que va a requerir el comprador. Y si no los tengo alineados al estándar de clase mundial que me van a pedir, mi obligación como proveedor es informarme qué tendría que hacer para alcanzarlos”.

Hurtado señaló que el proveedor tiene que prepararse para saber lo que le falta, integrar un plan y, cumpliendo eso, ya puede presentarse con el comprador.

Actitud y alistamiento

Para el entrevistado, además de la preparación de la empresa, es importante el tema de la actitud: “Hay una empresa que hasta el año pasado estaba facturando 1.2 millones de dólares, esta empresa de aquí al próximo año la vamos a subir a 5 millones de dólares y de aquí a dos años va a subir a 10 millones solamente con un Tier 1 –más la facturación que ya tenía–, esto es un crecimiento de casi 10 veces en dos años. Un crecimiento de este tipo no es normal. Esto te habla de la oportunidad con alguien que a pesar de que hoy no está listo (porque no produce 10 veces más), levanta la mano y dice ‘ayúdenme porque tengo la consigna del comprador’. Literalmente, vamos a ayudarle en todo lo que haya que ayudarle para que esto funcione”.

Xavier Hurtado agregó que luego de alistarse y conectar con el comprador, otro elemento clave es el tema de la cotización y explicó que existen cinco filtros necesarios para ello:

  • Entender cómo está cotizando la empresa: “Si se trata de un modelo de costeo general o un ABC Costing, en este último las posibilidades de que cotices bien son más altas”.
  • Abrir libros: “El paradigma del comprador es que piensa que el proveedor quiere hacerse millonario al primer contrato por avaricia. Me queda claro que no es así, me queda claro que cuando he visto los libros del proveedor hay problemas como que la materia prima la están comprando cara o tiempos de ciclo de 6 a 10 veces más lento. Entonces, cuando detectas eso, puedes ayudar al proveedor, pero sino abren libros ¿cómo hacemos para saber dónde está el problema?
  • Que el proveedor esté listo con términos comerciales: “El comprador te va a pedir en términos comerciales en tu cotización de 120 a 180 días de crédito, te van a pedir 100% de entregas a tiempo con penalizaciones, te va a pedir cierto número de PPM (algunos que te piden menos de 100 otros menos de 300). Pero es muy importante tener todo listo, para qué llevarnos sorpresas”.
  • Tener claro de dónde salieron los datos de cotización: “Hay tres fuentes para ello, generalmente la que sacan los proveedores es sobre estimados; pero cuando empiezo a revisar los criterios pregunto ¿este número de dónde salió?, ¿de una cotización en firme para este número de parte o fue basado en históricos o fue un estimado? Casi todas las cotizaciones que hemos revisado se basan en estimaciones, no están basadas en históricos, ni basadas en el número de parte específico que estaban cotizando. Entonces, eso te trae una deficiencia en el modelo de costeo.
  • Entender qué tan competitivos somos frente a otros países: “Tenemos que revisar factores como costos de mecanizados, materia prima, tiempos de ciclo, entre otros”.

Hurtado refirió que en la industria aeroespacial los compradores están buscando firmar contratos al menos a cinco años: “Obviamente, los contratos de prueba van a ser a menos tiempo, aquí es donde se desaniman muchos porque les dan contratos por 45,000 dólares, pero era solo un contrato de prueba. Pasando esto se vienen contratos al menos a 5 años”, indicó.

Hurtado señaló que a todos aquellos que hagan el diagnóstico, el alistamiento y tengan un plan en ejecución, así como la disponibilidad de implementación, FEMIA les puede a ayudar.

“Prepárate para la cita, prepárate para cotizar, prepara para sostener una ecuación financiera complicada dónde vas a tener que afiliarte de alguna financiera”, puntualizó.

Xavier Hurtado señaló que vislumbra una gran oportunidad para México, incluso mejor que antes, porque hay paquetes de trabajo que ya estaban muy casados en Asia y fluyendo en aquella dirección: “Los compradores deben tener un dual source regional en caso de que se colapse la cadena de suministro como paso en los meses anteriores”, refirió.

Inventario de capacidades

Hurtado señaló que en FEMIA trabajaron en un reordenamiento del inventario de capacidades segregándolo a 5 niveles con sus diferentes gamas de proveeduría (anteriormente tenían 20 categorías de proveedores).

El primer nivel es para aquellos que hacen partes que vuelan, incluyendo procesos de manufactura como inyección de plásticos, mecanizados, fundición o forja. El segundo nivel aborda los procesos aplicados a partes que vuelan, como tratamientos secundarios, tales como acabados, anodizados, platinados, tratamientos térmicos, soldadura, metrología.

El tercer nivel es el relacionado con la línea de producción e incluye desde maquinaria y equipo, herramentales, hasta temas de automatización. Mientras el cuarto nivel es todo lo que tiene que ver con entrega de producto al cliente, que incluye empaque, embalaje y logística en todas sus variantes. Finalmente, el quinto nivel es todo lo que tiene que ver con indirectos.

“Tuvimos que hacer esa segregación para no discriminar cuando llegan las empresas queriendo acercarse en temas de proveeduría. Lo importante es determinar en cuál de estos cinco niveles se encuentran y si podemos hacer un mapa de ruta de desarrollo”, explicó.

Hurtado refirió que de los cinco niveles el primero termina siendo el más importante hasta en una óptica de derrama económica: “Si yo trabajo con alguien que hace mecanizados de álabes para turbina de avión, ese mismo proveedor va a tener que contratar a los otros 4 niveles”.

Una industria de largo plazo

De acuerdo con Luis Lizcano, desde un punto de vista macro para la industria aeroespacial habrá un estancamiento y posiblemente hasta un pequeño retroceso: “Pero estamos seguros de que la industria regresará a su tendencia de muchos años. Hay que recordar que la industria aeroespacial es una industria de largo plazo y, bajo este largo plazo, nosotros estimamos que va a regresar después de que la humanidad se ajuste a esta nueva circunstancia o se encuentren alternativas como una vacuna o tratamientos eficaces que eviten que haya letalidad en este asunto”, indicó.

Por su parte, Felipe Sandoval, agregó que la industria aeroespacial en México ha tenido un crecimiento anual aproximado de 14% en los últimos 15 años y refirió que otro aspecto clave a considerar es la consolidación de México como socio estratégico y confiable para Estados Unidos y Canadá a través del T-MEC.

“México se consolida como el principal socio de cadena de valor para integrarse en el mercado norteamericano. Esto es realidad y una herramienta que debemos de maximizar para poder aprovechar y disminuir el impacto por el COVID-19”, señaló.

Finalmente, Sandoval señaló que la industria debe aprovechar las tendencias que se presentan y verlas como un área de oportunidad para buscar rápidamente cómo llenar el hueco del impacto de la reducción en la demanda del sector.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos

¿No está listo para recibir la suscripción a la revista Modern Machine Shop México

¡Está bien! Regrese cuando esté listo, o haga clic aquí para suscribirse a nuestros boletines electrónicos.