• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/03/2015 | 10 MINUTOS DE LECTURA

Industria aeroespacial de México sigue su vuelo alto

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El propósito del gobierno federal, la empresa privada y la academia es ubicar a México en los 10 primeros lugares entre los productores de componentes para la industria aeroespacial, alcanzando unas exportaciones de 12,000 millones de dólares.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El Programa Estratégico Nacional de la Industria Aeroespacial (Pro-Aéreo) es una iniciativa conjunta del gobierno federal, la iniciativa privada y la academia para impulsar el desarrollo de la industria aeroespacial mexicana en el periodo 2012-2020. El objetivo es ubicar al país dentro de los 10 primeros lugares a nivel mundial en este sector.


Dicho programa se basa en cinco estrategias fundamentales: la promoción y desarrollo del mercado interno y externo; el fortalecimiento y desarrollo de las capacidades de la industria nacional; el desarrollo de capital humano; el desarrollo tecnológico; y el desarrollo de factores transversales como un marco institucional, financiamiento y regulación, entre otros.


De acuerdo con el programa, además de ubicar al país entre los 10 primeros lugares en el ámbito internacional, se tiene contemplado alcanzar exportaciones por más de 12.000 millones de dólares, lograr una integración nacional del 50% en la manufactura realizada por la industria y contar con al menos 110.000 empleos en el sector.


Pero, ¿cuál es el escenario actual?
En el marco de la Séptima Asamblea Anual del Aeroclúster Monterrey, Benito Gritzewsky, Presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia) pronosticó un escenario alentador para este año.


“En 2014 tuvimos un crecimiento de 13% en cuanto a exportaciones —en relación con 2013—, al totalizar más de 6400 millones de dólares (cifras preliminares)”, refirió el directivo. De hecho, de acuerdo con ProMéxico, el nivel de exportaciones ha registrado un crecimiento mayor a 17% en promedio anual durante el período 2004-2013.
Para el año 2015, Femia pronostica exportaciones de más de 7500 millones de dólares, crecer el número de empresas que conformen el sector a 350, y alcanzar una inversión extranjera directa de más de 3200 millones de dólares. “Hay buenas expectativas, pero debemos trabajar muy intensivamente, por ejemplo, en capacitación para el recurso humano”, refirió Gritzewsky.


Conformación
De acuerdo con ProMéxico, la industria aeroespacial está integrada principalmente por empresas manufactureras, de mantenimiento, de reparación, de operación, de diseño, de ingeniería y servicios auxiliares. El organismo refiere que hasta julio de 2014 se contabilizaban un total de 287 empresas y entidades de apoyo para la industria, de las cuales un alto porcentaje cuenta con certificaciones NADCAP y AS9100.
“Están localizadas principalmente en seis entidades federativas y emplean a más de 32.000 profesionales de alto nivel. México ha forjado su vocación como un centro de manufactura, ingeniería y desarrollo con alto valor estratégico. Esto se debe al grado de sofisticación tecnológica de sus exportaciones, al talento existente en ingeniería, así como a la calidad y competitividad de su mano de obra”, detalla el informe Industria Aeroespacial Mexicana – Mapa de Ruta realizado por ProMéxico.


Por su parte, Femia refiere que del total de empresas del sector, aproximadamente el 9.25% son de origen nacional. Añade que la región noroeste del país agrupa a la mayoría de las empresas en la industria, destacando Baja California con 58, Sonora con 48, Chihuahua con 30, y resaltando el caso de Querétaro en la zona centro del país con 38 empresas.


El documento de ProMéxico establece que las principales fortalezas del sector son:


- El eje logístico que representa el país por su localización geográfica.
- La experiencia y éxito de México en el desarrollo de otros sectores como el automotor y el eléctrico-electrónico.
- El sistema de control de exportaciones mexicano, que fue puesto bajo evaluación por parte de los países pertenecientes al Acuerdo Wassenaar, donde el país fue un caso sobresaliente debido a su admisión en tiempo récord, aun cuando no se habían otorgado aprobaciones a nuevos miembros en los cinco años anteriores.
- Costos competitivos.
- La gran cantidad de universidades y centros de investigación en el tema de manufactura avanzada y materiales.
- El talento humano (anualmente se gradúan 110.000 estudiantes de ingeniería, manufactura y construcción).
- México es uno de los pocos países que cuenta con un acuerdo bilateral de reconocimiento mutuo de los sistemas de certificación aeronáutica-BASA (Bilateral Aviation Safety Agreement) con la Federal Aviation Administration (FAA). Una gran parte de las empresas que conforma el sector han certificado sus procesos conforme a los estándares de la industria: ISO – 9001, AS 9100, y NADCAP.


Manufactura
De acuerdo con Benito Gritzewsky, Presidente de Femia, el pronóstico mundial del requerimiento de aeronaves para dentro de 20 años es de alrededor de 37.000, lo que vislumbra un futuro prometedor para la industria de México.


“En los últimos 20 años México se ha convertido en el segundo mercado global en inversión en manufactura aeroespacial, a menos de 10 puntos porcentuales de distancia de Estados Unidos.  Hoy se producen en el país componentes críticos que hace algunos años no hubiéramos imaginado fabricar, los cuales tienen una productividad que no se ve en otras partes del mundo”, detalló el directivo.


Según datos de Femia, aproximadamente el 79% de las empresas que conforman la industria son manufactureras; 10% son clasificadas de mantenimiento, reparación y operación;  y, el resto, de diseño e ingeniería.


En este sentido, ProMéxico señala que se tiene planeado un levantamiento nacional de capacidades de manufactura avanzada para definir cuál es el estado de la proveeduría en diferentes procesos de alto valor, así como su distribución física en el territorio nacional.
La idea es identificar huecos y oportunidades de negocio en la cadena de suministro, así como proveedores con potencial para desarrollarse en mayor escala.


Aunado a ello, la Secretaría de Economía en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) articuló un modelo para el desarrollo de proveedores, el cual se basa en la formación de consultores certificados con las capacidades necesarias para la mejora de encadenamientos productivos.


Por su parte, ProMéxico implementó la metodología del modelo de Alianzas de Compañías Transnacionales (ACT), el cual busca aprovechar el fuerte interés de grandes empresas establecidas en México por impulsar sus negocios en el país, en particular a través de la proveeduría nacional y el traslado de operaciones.


“Este modelo propone la integración de la cadena de suministro del sector aeroespacial a través de la identificación de los principales productos importados por las empresas armadoras originales, el establecimiento de líneas de investigación para determinar la proveeduría nacional calificada y certificada por los estándares requeridos, además de identificar si la capacidad actual instalada permite abastecer dichos requerimientos”, señala la dependencia federal.


Añade que en caso de no existir proveeduría nacional, el sistema sustenta un programa de atracción de proyectos de traslado de operaciones para el establecimiento de empresas de proveeduría internacional en México.


Actualmente los procesos que tienen mayor demanda incluyen: chapa de metal, mecanizado, procesos especiales, distribución de materiales, materias primas metálicas, eléctrico y compuestos, entre otros.  Cabe señalar que el mecanizado y la chapa de metal son los procesos con mayor potencial de demanda en los próximos 5 años.
Al respecto, Gritzewsky explica que es necesario consolidar la cadena de suministros con el fin  de incrementar la participación nacional en la industria.


Las oportunidades
Para Benito Gritzewsky es necesario trabajar con mayor ahínco en materia de capacitación con el objetivo de formar técnicos y profesionales que atiendan a la industria, considerando que actualmente hay una fuerte competencia por el talento con la industria automotriz.


Al respecto, Sergio L. Ornelas, organizador del Mexico’s Aerospace Summit, señaló que México requiere fortalecer la generación de especialistas e invertir en el ámbito académico y el desarrollo de conocimientos, con el objetivo de cubrir los requerimientos de la industria aeronáutica y aeroespacial, los cuales se basan principalmente en ingeniería  y formación profesional.


“Es de destacar el crecimiento exponencial de los estudiantes universitarios matriculados en ingeniería aeronáutica y aeroespacial en México. Junto con el impresionante crecimiento de la industria aeroespacial”, señaló.


Agregó que estados como Sonora, Chihuahua, Baja California, Querétaro y Nuevo León, los principales clústeres de la industria en México, las empresas aeronáuticas y las escuelas de ingenieros y técnicos trabajan juntos en los planes de estudio.
“Es notable la simbiótica curricular, donde pasantías, precontratación antes de la graduación, formación personalizada, formación laboral y programas de entrenamiento son una práctica común. Las becas de formación patrocinadas por el Estado son un incentivo generalizado para las empresas aeroespaciales en estas regiones exitosas”, indicó.


Los retos
Para Femia, algunos de los principales retos de la industria aeroespacial en México incluyen el incrementar la capacidad local de certificación para atraer empresas de otros sectores. Además de alcanzar una continua proveeduría de talento humano para satisfacer las necesidades de la industria, así como optimizar las ventajas comparativas y competitivas regionales y evitar el desperdicio de recursos limitados.


La apuesta por el desarrollo de la industria aeroespacial se ha dado a todos niveles. Recientemente el Presidente Enrique Peña Nieto destacó los avances que ha tenido la industria y señaló que se avanza en la ruta correcta, tal como se hace con la industria automotriz.


En este sentido, Manuel Herrera, el candidato de unidad para presidir la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) para el periodo 2015-2016, destacó como una de las prioridades de su gestión –entre otros aspectos de mejora para el sector industrial– la necesidad de contar con una cadena de suministro donde las Pymes juegen un papel fundamental para lograr la sustitución de importaciones en los sectores aeroespacial, automotriz y de alta tecnología.


“Debemos encontrar los mejores y eficaces mecanismos para el encadenamiento productivo de las diferentes regiones y sectores; procesos que conecten y vinculen a sectores o industrias que pueden hacer ecosistemas de desarrollo y, por lo tanto, crecimiento con mayor valor agregado”, detalló Herrera Vega.

Hacia el futuro

De acuerdo con ProMéxico, uno de los hitos más importantes en la estrategia de desarrollo de la industria aeroespacial mexicana es el despegue de un avión manufacturado en el país, con alto contenido de integración e ingeniería mexicana. El organismo añadió que, para ello, distintas compañías han elevado gradualmente sus capacidades de diseño, ingeniería y manufactura, de forma que actualmente se conceptualizan, diseñan, prueban y manufacturan estructuras, componentes y sistemas aeroespaciales en México.

“Entre las compañías más avanzadas está Bombardier, cuyos avances con el Learjet 85 son muy destacados. Esta aeronave, fabricada mayoritariamente con materiales compuestos, constituye un ejemplo de colaboración en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ya que involucra a las plantas de la empresa en México, Estados Unidos y Canadá”, detalla ProMéxico.

Al respecto, Sergio L. Ornelas refirió que México podría convertirse en un ensamblador de Jets para la industria aeroespacial en aproximadamente dos décadas. “El primer Jet ensamblado totalmente en el país podría volar hacia el año 2035-2040, toda vez que México requiere primero ganar reputación como constructor y manufacturero de alta calidad en la industria. Ciertamente, México podría desarrollar la capacidad técnica y laboral para ensamblar un avión completo que despegue desde territorio nacional en menos tiempo, pero la certificación oficial y la confianza del mercado en las entregas son los dos grandes obstáculos y retos para construir un Jet en México”, indicó Ramírez.

Añadió que a México le tomó algunas décadas ser un productor de partes de automóviles antes de convertirse en un ensamblador de vehículos completos y ganar una reputación como un manufacturero de alta calidad en la industria automotriz. Por lo pronto, el pronóstico de Femia es que para el año 2020 haya 450 empresas aeroespaciales en México, de las cuales 75 sean empresas mexicanas, así como una inversión extranjera directa de más de 4600 millones de dólares.  


Casos de éxito e inversiones
“Muchos de los actores clave de la industria ya están en su segundo o tercer mayor número de fases de expansión de sus plantas, incluidas importantes capacidades de diseño e ingeniería, entre otras, Bombardier, Latécoère, Embraer / Zodiac, Snecma, Tyco, Aernnova, UTC, por nombrar algunas”, señaló Sergio L. Ornelas.


Por su parte, ProMéxico también destaca las acciones de empresas como Bombardier con inversiones por 50 millones de dólares para un nuevo edificio en el que se fabricará el fuselaje de popa de toda la familia de aviones Global.
Eurocopter anunció inversiones de 75 millones de dólares en Querétaro; Honeywell ha desarrollado importantes capacidades de ingeniería, diseño y manufactura aeroespacial en Mexicali, Baja California.


Los estados del país también han anunciado inversiones, tal es el caso de Chihuahua, donde se proyectan nuevas inversiones por 230 millones de dólares, de acuerdo con la Secretaría de Economía de la entidad.


En el caso de Querétaro, la empresa canadiense Cormer Group Industries, invirtió 26 millones de dólares para instalar una planta que generará aproximadamente 100 empleos, informó la Secretaría de Desarrollo Sustentable de la entidad.
Por otra parte, en Jalisco, la Secretaría de Desarrollo Económico anunció la primera inversión para la industria aeroespacial en el estado por aproximadamente 25 millones de dólares. Con dicha inversión se espera que la empresa Craft Avia Center inicie operaciones  en el segundo semestre del año.

 


Recursos