• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
21/09/2015 | 3 MINUTOS DE LECTURA

El arte y la ciencia del pulido a mano

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

¿Los compradores de máquinas-herramienta están buscando máquinas con características de pulido a mano? Una exploración del proceso de pulido a mano revela sus beneficios para las superficies ajustadas de una máquina.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Proveedores relacionados

En una era de controles numéricos computarizados y procesos automatizados, las superficies ajustadas por pulido a mano sobre una máquina-herramienta podrían verse un poco anticuadas. Muchos fabricantes de equipo original han abandonado esta técnica, debido al tiempo extra y al esfuerzo adicional que requiere la operación. Sin embargo, algunos siguen apoyando su valor, indicando que la mano de obra involucrada –y los beneficios que proporciona– no pueden duplicarse mecánicamente. Pero, ¿qué es el pulido a mano y es una característica que los compradores deben buscar cuando evalúan los atributos de una máquina-herramienta?

El pulido a mano es el proceso manual de afinar y proporcionar textura a las superficies ajustadas en una máquina-herramienta. Se lleva a cabo más a menudo usando limas planas, que son herramientas manuales con una punta de borde plano, similar a un cincel. Generalmente, la punta de la lima es de una pulgada de ancho o más pequeña, ajustándose al ancho de la pieza metálica – que puede ser de diversas longitudes– para brindar rigidez. La persona que lleva a cabo la operación sostiene la punta de la lima de forma firme contra la superficie para trabajarla con una mano, mientras que toma el mango de la herramienta con la otra, empujando la herramienta contra la superficie con fuertes desplazamientos y empleando el peso del cuerpo para crear un patrón. Otras herramientas usadas para el pulido manual incluyen una lima de tres esquinas, que a menudo se usa para desbarbar agujeros, y una lima curvada, que puede usarse para trabajar la superficie de rodamientos.

De acuerdo con Okuma –un defensor del proceso desde hace mucho tiempo– la principal razón para el uso de pulido a mano tiene que ver con la retención de aceite, la estabilidad y la precisión. Una vez las dos fundiciones se juntan, la pieza superior se recubre con el azul del ingeniero –el pigmento de azul prusiano en una base de aceite– y se posa sobre la guía sobre la que correrá durante la operación. La impresión resultante revela las áreas de contacto, permitiéndole a la lima manual nivelar las superficies para que sean ajustadas apropiadamente, pero también crear cavidades o depresiones ligeras en las que el aceite puede acumularse mientras que se mantenga su tensión superficial. Esto permite un movimiento de deslizamiento suave y ayuda a evitar los “resbalones  y arranques” generados por superficies en contacto, perfectamente planas, de las cuales el lubricante tiende a ser desalojado. Esto ocasiona que las superficies metálicas en contacto tengan suficiente agarre. El ideal, para la mayoría de guías de las máquinas-herramienta, es crear aproximadamente ocho puntos de contacto por pulgada cuadrada entre las superficies de ajuste, proporcionando tanto planitud como estabilidad, además de que previene el tambaleo. Normalmente, hasta seis componentes de una máquina-herramienta promedio tienen superficies para las cuales es posible aplicar el pulido a mano.

Así que, ¿no es posible que este procedimiento de acabado superficial manual sea hecho por una máquina? Precisamente, algunos fabricantes hacen eso, mecanizando cavidades para aceite en las superficies planas, mientras que otros se han cambiado completamente a rieles lineales de precisión que pueden montarse con tornillos y ser reemplazados cuando se desgastan. También hay herramientas de potencia que pueden usarse para producir una textura superficial que atrape el aceite. Las preguntas obvias son, cómo los canales mecanizados afectan la integridad superficial y si se ve comprometida la precisión hacia el final de la vida útil de un riel lineal. El lapeado se usa a veces, pero tiende a dirigirse a toda la superficie sin crear la gran cantidad de puntos de contacto que son útiles para obtener estabilidad, además de que no es apropiado para crear superficies planas largas. 

Probablemente, la razón más convincente para buscar superficies de ajuste pulidas a mano en máquinas-herramienta nuevas tiene que ver con el hecho de que las fundiciones usadas en estas aplicaciones son, por su propia naturaleza, irregulares en su geometría. Además, los métodos de rectificado y mecanizado usados para simular el pulido a mano pueden producir contractura, flexión y expansión del material –así como posterior distorsión del mismo–. Así que la conclusión lógica puede ser que el arte del pulido a mano todavía tiene un lugar en la ciencia de construcción de máquinas-herramienta precisas, confiables y durables. 

CONTENIDO RELACIONADO

  • MMS México Live presentó las últimas tendencias del sector metalmecánico

    MMS México Live 2017 combinó conferencias magistrales y técnicas, tables tops y actividades de networking en un solo lugar, todo con el objetivo de que los participantes se actualizaran y tuvieran contacto con sus colegas y con especialistas del sector.

  • ¿Qué tipo de máquinas se están comprando en México?

    Durante los últimos 10 años, el constante crecimiento de la industria manufacturera en México se ha reflejado en un mayor consumo de máquinas-herramienta. Aquí presentamos una recapitulación del tipo de máquinas que se están adquiriendo.  

  • Makino y SST inauguran Centro Tecnológico en Monterrey

    En un evento especial que contó con la presencia del presidente de Makino Norteamérica, Don Lane, el Director Global de Ventas, Yukihisa Takayama, y el presidente de Makino México, Eduardo Medrano, el fabricante japonés de máquinas-herramienta abrió su segundo Centro Tecnológico en México.


Temas relacionados

Recursos