Desarrollar talento en el taller: ¿Por qué el término “vocacional” no suena mal en Europa?

Emplear aprendices es una jugada inteligente porque ellos pueden entrenarse para desarrollar exactamente las habilidades y el conocimiento que su compañía quiere tener. Pero ¿cómo encontrar a estos aprendices y por qué este concepto funciona mejor en unos países que en otros? Un acercamiento al sistema alemán y al enfoque del entrenamiento del Grupo Grob, que ha replicado su enfoque de aprendizaje alemán en Estados Unidos, revela algunas ideas.

 

Es un tiempo difícil para los fabricantes cuando se trata del desarrollo de la fuerza de trabajo; encontrar gente con las competencias correctas es generalmente casi imposible, así que algunas veces la única opción es desarrollar talento en casa. Mucha gente de Estados Unidos y de otros países me piden que les cuente más sobre el exitoso modelo del programa de aprendizaje de Alemania y por qué parece ser tan difícil de replicar.

Para responder a esta pregunta, tenemos que dar un poco de claridad sobre por qué la manufactura es más atractiva para la gente (joven) allí que en muchos otros países, incluidos los Estados Unidos.

Parte del cuento tiene que ver con la historia y la cultura. La fuerza industrial de Alemania fue construida sobre un núcleo de negocios familiares, muchos de los cuales datan del siglo XIX y a menudo operan por fuera de los pueblos pequeños. Ellos planean a largo plazo, se enorgullecen de la calidad y se perciben con obligaciones sociales para la comunidad local. Estas compañías prosperaron en las décadas inmediatamente posteriores a 1945, cuando la economía floreció como resultado de la necesidad de reconstruir un país devastado por la guerra. Más aun, mientras que muchas compañías se concentraron en lograr objetivos a corto plazo, los alemanes han sido capaces de concentrarse en hacer pequeñas mejoras continuas a sus productos, lo que les ayuda a mantenerse al frente del campo.

También hay soporte dado por el estado. Un pilar clave del soporte es brindado por la Fraunhofer-Gesellschaft, una organización de investigación con fondos públicos parcialmente que ofrece ciencia aplicada a compañías que de otra forma encontrarían imposibles los costos.

Otra parte del cuento implica el entrenamiento vocacional. El entrenamiento vocacional tiene una excelente reputación en Alemania. El énfasis en educación vocacional combinado con estudios académicos y entrenamiento en el trabajo para aprendices es admirado globalmente.

El hecho de que los alemanes estén acostumbrados al modelo trabajo-estudio enmascara algunos de los retos que otros países pueden enfrentar al adoptarlo, tales como las dudas sobre el valor del entrenamiento vocacional. La ruta de aprendizaje es respetada y valorada genuinamente como una alternativa al college/universidad, y vale la pena. “Aprender y ganar” en el trabajo es una alternativa atractiva frente al estudio puro, el cual puede dejar a muchos estudiantes con un nivel abrumador de deuda de estudio.

Los aprendices de manufactura ganan un salario entre 750 y 1.000 euros (aproximadamente $900 a $1.200) por mes, lo cual no es un ingreso enorme, pero sí suficiente para arreglárselas y hacer una vida mientras se aprende un negocio y se asiste a la escuela. Más de 350 profesiones son reconocidas oficialmente con ocupaciones de entrenamiento en Alemania, y más del 60 por ciento de los graduados de colegio participan regularmente en el sistema de aprendizaje. Esto es porque el mercado laboral de Alemania valora los trabajadores entrenados para ocupaciones específicas.

El sistema alemán no deja de tener fallas. El número descendente de estudiantes, la amenaza de una escasez de trabajadores competentes y a menudo las transiciones problemáticas en el trabajo requieren una cooperación cercana entre las escuelas y las compañías. Por eso, la Cámara de Industria y Comercio (IHK) soporta alianzas entre las escuelas y las compañías. El espíritu de las alianzas de enseñanza es que las escuelas de secundaria y las compañías cooperen, desarrollen un mejor entendimiento mutuo y se beneficien de la otra.

El fabricante de máquinas-herramienta Grob Group es una de muchas compañías que cooperan de cerca con escuelas locales. Las instalaciones de producción en Midelheim de Grob, que sería el campus de máquinas-herramienta más grande de Europa, incluye 13 salas de producción y 570.000 metros cuadrados de espacio en piso, que tomarían un recorrido de 5 km si se quieren explorar.

Con plantas de producción en Midelheim, Alemania; Bluffton, Ohio; Sao Paulo, Brasil; Dalian, China; Turín, Italia; y servicio y subsidiarias de ventas a nivel mundial, Grob está representada en todo el mundo.

Con la consideración que la compañía emplea 100 nuevos aprendices por año en profesiones principalmente técnicas en Mindelheim, es evidente que ellos necesitan salir y reclutar estudiantes para que trabajen para ellos.

Uno de los proyectos en los que la compañía de 4.500 personas en Mindelheim está trabajando se llama “Ven conmigo”, en el cual los aprendices Grob van a escuelas de secundaria para realizar un proyecto técnico específico con niños interesados. “El proyecto toma alrededor de seis lecciones de escuela, y un aprendiz construye algo como una sierra pequeña o alguna otra herramienta junto con cuatro o cinco estudiantes de escuela en grado séptimo u octavo”, explica Werner Drexel, gerente del departamento de entrenamiento mecánico en Mindelheim. “Más aun, vamos a ‘realschulen’ [escuela secundaria que prepara estudiantes para calificaciones de aprendices o vocacionales en Alemania], donde cooperamos con escuelas seleccionadas en proyectos a largo plazo. Aquí, los estudiantes simulan una entrevista de trabajo con nosotros; vienen a Grob para internados durante sus vacaciones y aprenden sobre la cadena completa de manufactura, incluido diseño, manufactura, control de calidad, ensamble y entrega al cliente”.

Generar interés tan temprano como sea posible

Según el señor Drexel, Grob está interesada no sólo en reclutar aprendices potenciales, sino también en transmitir interés en tecnología, manufactura y habilidades a los estudiantes en educación secundaria. “Una vez los niños están en grado octavo, es demasiado tarde para generarles interés en una profesión específica”, dice el señor Drexel. “Tratamos de atraer a los más jóvenes incluso tan temprano como en grado quinto hacia nuestra gama de programas de aprendizaje y profesiones disponibles. En muchas escuelas, esa es la edad en que ellos tienen que decidir si se enrolan en una ruta de escuela basada en matemáticas o en una de lingüística”.

Grob también está enfocándose en niñas jóvenes, quienes quizás pueden tener menos probabilidad de escoger una carrera técnica. “Hay una ‘realschule’ de niñas en la ciudad, con la cual disfrutamos de una buena alianza como con la mayoría de las otras escuelas de secundaria y vocacionales en el área”, indica el señor Drexel. “Vamos allí y explicamos que la manufactura moderna y nuestro negocio de máquinas-herramienta no es del todo sucio, sino una ruta de carrera muy interesante. También invitamos a las niñas y a sus padres/madres a nuestras instalaciones, para experimentar cuán interesante y ‘limpio’ puede ser un trabajo en Grob”.

En el área de entrenamiento moderna y brillante, que tiene alrededor de 5.000 metros cuadrados, la gente joven es entrenada para convertirse en mecánicos, ingenieros mecánicos, electricistas, especialistas en tecnología de la información (TI), diseñadores de productos o técnicos de mecatrónica en 3.5 años. La otra opción es aplicar a un trabajo en Grob mediante el Curso Doble de Estudio, el cual ofrece una combinación de entrenamiento vocacional práctico en la compañía y un grado de bachelor (4.5 años).

La compañía ha replicado su esquema de aprendizaje en otros sitios en Brasil, China y los Estados Unidos, y el señor Drexel dice que es esencial hacerlo así para reclutar gente que tenga la experticia para instalar, personalizar y mantener los sistemas de producción de la compañía y los sistemas de mecanizado universal. Mientras que la ubicación en Bluffton es útil en términos de soporte al cliente, no hay una gran cantidad de personal de manufactura cerca, con experiencia para aprovechar. “Por eso, establecimos un programa de aprendizaje pago desde el principio, basado en su mayoría en nuestro modelo en Mindelheim”, explica el señor Drexel. “El programa no es tan extenso como el de Alemania (sólo dura 2.5 años en comparación con los 3.5 años en Alemania), pero es realmente la única opción para permanecer competitivos. Usted tiene que desarrollar su talento en casa”.

Así como en el enfoque alemán, los supervisores de entrenamiento y otros representantes de Grob Systems visitan frecuentemente las escuelas en un radio de 50 millas al campus de la compañía, y así tiene actualmente más de 25 escuelas de bachillerato que alimentan su programa.

Entonces, ¿cómo trabaja el esquema de aprendizaje en Estados Unidos? Primero, debe haber calificaciones. El gerente del entrenamiento local busca personas que aplican con un GPA de 3.0 o superior, particularmente buenos en matemáticas, y quizás más importante, que tengan excelentes registros de asistencia. 

Aquellos escogidos para el programa pueden escoger rutas en tecnología de ingeniería eléctrica o en tecnología de ingeniería mecánica. Los aprendices asisten al Rhodes State College cercano dos días por semana y trabajan en las instalaciones de la compañía los otros tres días. El programa ofrece una oportunidad para aprender un negocio y obtener un grado en ingeniería de manufactura gratis, mientras ganan un sueldo.

El programa de trabajo en Grob Systems tiene aprendices que rotan a través de varias plantas de producción y áreas de ensamble. Ellos gastan ocho semanas en áreas que incluyen mecanizado, fabricación y electricidad, lo que les permite identificar qué tipo de trabajo les gusta más.

Quizás la diferencia más grande frente a otros esquemas de aprendizaje en los Estados Unidos es que el potencial de recibir una tarjeta de pasante fue reemplazada con la capacidad de ganar un grado asociado, sin costo para el aprendiz.

“En comparación con nuestro sistema en Alemania, la escuela vocacional en Rhodes State College es pagada por Grob para establecer un programa de aprendizaje que satisfaga nuestras necesidades específicas de habilidades”, explica el señor Drexel. “Una escuela vocacional general que ofrezca los contenidos requeridos no existe. El programa es más corto y no tan extenso porque no vendemos la gama completa de máquinas y sistemas en los Estados Unidos. Sin embargo, incluso nuestras máquinas-herramienta universales son todas personalizadas, así que cada vez que vendemos e instalamos una máquina necesitamos un experto en el sitio del cliente. Estas personas son muy raras aquí en Alemania, pero son incluso más difíciles de encontrar en los Estados Unidos”.

Los esfuerzos de Grob Systems representan la naturaleza de la manufactura de EE.UU. hoy, en la cual los fabricantes no tienen realmente opción diferente a desarrollar talento en casa. “El esfuerzo vale la pena”, afirma el señor Drexel. “La mayoría, si no el 100 por ciento de nuestros aprendices se quedan para seguir una carrera en Grob después de su aprendizaje, o muchos de ellos nunca nos dejan”.

Quizás este es un modelo que otras compañías quisieran revisar mejor y adoptarlo para atraer talento joven para permanecer competitivos globalmente en el largo plazo.

 

Contenido relacionado

Máquina de cinco ejes que ahorra espacio y mecaniza piezas de gran tamaño.

IMTS 2018: Las dos máquinas XXL de DMG MORI, la pórtico DMU 200 y la pórtico DMU 340, están diseñadas para aplicaciones de piezas grandes.