• MMS Youtube
  • MMS Facebook
  • MMS Linkedin
  • MMS Mexico Twitter
01/03/2017 | 17 MINUTOS DE LECTURA

Aeroespacial, una industria de largo plazo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

México se ha consolidado como un líder global en el sector aeroespacial. Actualmente, ocupa el lugar 14 en el ranking global de la Industria con un nivel de exportaciones que ha registrado un crecimiento de 14.1% durante el periodo 2006-2015.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

De acuerdo con el estudio “Diagnóstico de la Industria Aeroespacial”, realizado por ProMéxico, el país se ha consolidado como un líder global en el sector aeroespacial (ocupa el lugar 14 en ranking global de la industria) con un nivel de exportaciones que ha registrado un crecimiento de 14.1% durante el periodo 2006-2015.

“México ha forjado su vocación como un centro de manufactura, ingeniería y desarrollo con alto valor estratégico. Esto se debe al grado de sofisticación tecnológica de sus exportaciones, al talento existente en ingeniería (el país registra el mayor número de egresados del continente americano), así como a la calidad y competitividad de su mano de obra. Aunado a ello, el respeto a la propiedad industrial se ha convertido en un factor determinante”, puntualiza el estudio.

En este sentido, datos de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA) señalan que en México existen entre 320 a 330 instalaciones industriales (plantas) divididas de la siguiente manera:

-              79%, MFG - Manufacturing

-              11%, MRO - Maintenance Repair Overhaul

-              10%, I&D - Research and Development

Cabe señalar que dichas plantas están concentradas principalmente en cinco regiones: Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Querétaro, y que la mayor parte cuenta con certificaciones NADCAP y AS9100.

Asimismo, FEMIA refiere que los datos preliminares de 2016 indican que el país exportó 7,200 millones de dólares, lo cual representó un crecimiento de alrededor de 10% (en relación al 2015). Entre los principales productos y servicios en el país se encuentran:

-              Componentes para Sistema de Propulsión

-              Aeroestructuras (sheet metal)

-              Componentes Sistema de Aterrizaje

-              Mecanizados de Precisión

-              Partes plásticas

-              Tratamientos superficiales

-              Sistemas eléctricos y electrónicos

-              Partes de material compuesto

-              Ingeniería y Diseño

-              Servicios de MRO

 

 

Escenarios

En entrevista con Luis G. Lizcano, Director General de FEMIA, dijo que, si bien actualmente hay un panorama internacional con escenarios inciertos, “tenemos la certeza de que el mercado global al que servimos, la industria aeroespacial global, sigue creciendo. Las principales compañías tienen vendidas sus producciones por varios años adelante”.

El directivo agregó que México, siendo parte de una industria global, –donde literalmente un avión puede tener componentes de muchas partes del mundo–  puede incluirse en la perspectiva de crecimiento que se vislumbra para el sector.

Sin embargo, Luis G. Lizcano dijo que la industria nacional enfrenta diversos retos, como la obligación de buscar completar la integración de la cadena de suministros.

“Ahora tenemos una cantidad importante de OEM y T1 operando en el país. Esa oportunidad se genera porque hay huecos en las áreas de proveedores T2 y T3 que surten a estas grandes compañías. En la mayoría de los casos, se están buscando formas de poder integrar más proveedores, porque necesitan toda la ayuda que puedan tener para poder incrementar su producción”, detalló.

Sin embargo, dijo que hay tecnologías o procesos que no existen o si existen son de manera limitada y no alcanzan a cubrir la demanda de productos en México, “en este caso, lo que hacemos en FEMIA –de la mano de los gobiernos federal y estatal– es buscar quién maneje esas tecnologías alrededor del mundo, acercarnos con ellos e intentar que vengan a México.

Otro reto del sector, señaló el directivo, es generar como país, en las cantidades adecuadas y en los niveles de calidad adecuados, el talento humano con las capacidades necesarias para poder incorporarse a la industria.

Regiones: Baja California

De acuerdo con ProMéxico, el desarrollo de la industria aeroespacial en Baja California se originó desde hace más de cuatro décadas con actividades de manufactura. Es una de las entidades federativas más importantes para la industria aeroespacial mexicana.

“Tiene aproximadamente 76 empresas enfocadas al sector. Cabe destacar que las exportaciones de esta entidad federativa han mantenido un crecimiento sostenido desde 2002”, señala el organismo.

Entre los principales productos manufacturados en la región se encuentran los mecanizados y metales con partes de alta precisión, metales de uso aeroespacial, piezas de fundición, proceso de anodizado, placas y láminas de diferentes aleaciones, entre otros.

Asimismo, datos del Clúster Aeroespacial de Baja California señalan que la proximidad del estado con los Estados Unidos ha atraído a un gran número de compañías aeroespaciales de clase mundial, como Honeywell, Lockheed Martin, GKN Aerospace, Gulfstream, Zodiac Aerospace, UTC Aerospace Systems, Rockwell Collins, Eaton, y Consolidated Precision Products, entre otras.

“Dichas empresas contratan ingenieros altamente calificados de la región; demostrando lo valiosa que es la entidad para la industria internacional y el cambio de enfoque desde el montaje hasta el diseño y desarrollo de tecnología avanzada”, refiere el organismo.

En este sentido, Craig Breese, presidente de Honeywell México, Centro y Sudamérica, dijo en el marco de la inauguración de su nuevo Centro de Investigación y Desarrollo en México, que es fundamental la formación de capital humano, y refrendó su compromiso de crear empleos de alto valor agregado para ingenieros mexicanos.

“La principal razón de nuestro nuevo centro en México, es su gente: estamos en equipo con México a largo plazo”, puntualizó.

En el caso de UTC Aerospace Systems, ubicada en Mexicali, fabrica estructuras en materiales compuestos para reversas y tomas de aire de motor para las aeronaves. Para sus procesos de manufactura cuenta con autoclaves de gran volumen, centros de mecanizado y herramientas para inspección ultrasónica laser.

Por su parte, Rockwell Collins, también en Mexicali, fabrica sistemas de comunicaciones y entretenimiento para aviones comerciales y aviones comerciales y regionales. Las células de operaciones y fabricación se agrupan por familias de productos a procesar, desde el nivel de componentes hasta el montaje final, por el mismo equipo.

Nuevo León

“Nuevo León ha desarrollado y consolidado diversas industrias entre ellas la automotriz, metalmecánica, electrodomésticos y aeronáutica. Con experiencia industrial multisectorial de más de cien años de historia, Nuevo León cuenta con una vasta red de proveedores que ha permitido una transformación en los últimos años de una manufactura básica a una avanzada, capaz de abastecer sectores altamente especializados como el aeronáutico”, refiere ProMéxico.

De acuerdo con FEMIA existen alrededor de 28 empresas del sector aeronáutico, las cuales exportan 651 millones de dólares anuales en promedio, con un crecimiento constante en los últimos cinco años.

“Uno de los propósitos en el estado es que los proveedores locales se integren a la cadena de valor de la industria aeronáutica nacional mediante el desarrollo y la conversión de proveedores que manufacturen piezas de alto valor agregado para las principales OEM y Tier 1 del país”, señala el estudio de ProMéxico.

La región tiene casos de éxito como el de la empresa mexicana de alta tecnología Frisa, la cual ha logrado incursionar en el mercado global poniendo sus anillos forjados en los principales constructores de motores aeronáuticos del mundo.

De hecho, en conjunto con Rolls-Royce, la empresa (a través de su División Superalloys) llegó a un acuerdo de suministro de piezas por los siguientes 10 años, para la turbina del Trent 7000, motor exclusivo del Airbus A330neo.

Este nuevo contrato, superior a los 130 millones de dólares, incluye piezas como el Fan Case y casings de alta y media presión. Cabe señalar que la División Superalloys fabrica anillos de aleaciones de níquel y titanio, con aplicaciones principalmente de componentes en turbinas de avión y propulsores mecánicos, así como para turbinas pequeñas de generación de energía.

Otra empresa exitosa del ramo es Monterrey Aerospace, la cual se estableció en Apodaca, en 2006 con el objetivo de producir subconjuntos menores para MD Helicópteros, pero la compañía ha desarrollado ya fuselajes completos con piezas importadas de Estados Unidos y otras fabricadas en México.

De acuerdo con ProMéxico, actualmente, el 62% de las piezas para el fuselaje de los modelos comerciales de MD se fabrican en Monterrey y, en el caso de los fuselajes para uso militar, el contenido mexicano alcanza el 90%.

Otras empresas T1 destacadas en el estado incluyen a Hemaq, la cual se dedica a la distribución de máquinas-herramienta CNC de alta precisión, y atiende a clientes como Honeywell Aerospace, Frisa, United Technologies y GKN Aerospace, entre otras.

También se encuentra Jaiter, empresa que fabrica anillos y piezas de turbinas de tamaño personalizado (Inconel, titanio), y cuenta con capacidades de torneado y fresado de anillos, procesos de mecanizado de 5 ejes y aceros de alta resistencia. Entre sus clientes se encuentran: Honeywell, Frisa y GE.

De igual manera, Noranco de México, empresa dedicada a la fabricación de piezas por sheet metal, mecanizado CNC, recubrimientos químicos, tratamiento térmico para aluminio, entre otros. Cuenta con clientes como Boeing, Bombardier, Hamilton Standard Nauka, Senior Aerospace, entre otros.

Chihuahua

En el caso de Chihuahua, de acuerdo con FEMIA, existen alrededor de 40 operaciones de empresas aeroespaciales. Entre otras capacidades, predominan empresas de materiales compuestos, sheet metal, aeroestructuras, forja, fundición, tratamientos térmicos y superficiales.

ProMéxico refiere que Chihuahua cuenta con importantes centros de ingeniería y diseño, conformados principalmente por el Grupo Safran, Zodiac Aerospace y Honeywell Aerospace, entre otros consorcios internacionales. Asimismo, destaca la presencia de empresas internacionales como Cessna, Beechcraft, Bell Helicopter y EZ Air.

“Las aeropartes manufacturadas y ensambladas en Chihuahua se integran en aeronaves comerciales, regionales y militares de 12 OEM y en más de 60 aerolíneas a nivel mundial, contando con certificaciones internacionales como NADCAP, AS9100, ISO 17025, DGAC, FAA, EASA, entre otras”, refiere el estudio.

En el caso del Grupo Safran, la empresa está presente en México desde hace más de 20 años, principalmente en el mercado de la aeronáutica.  La empresa dispone en Chihuahua del mayor centro de fabricación de cableados eléctricos aeronáuticos del mundo. Actualmente, consta de cuatro fábricas y de un centro de diseño de los sistemas de cableado y de ingeniería. Diseña y produce 95% de los cableados eléctricos del Boeing 787 Dreamliner y produce 75% de los cableados eléctricos del Airbus A380.

La empresa Cessna manufactura arneses para sistemas eléctricos, componentes estructurales para fuselajes, alas y cabinas para aviación comercial y privada. Sus principales procesos incluyen ensamble eléctrico, procesos de laminado, troquelado, formado, remachado, aplicación y curado de compuestos químicos.

Por su parte, la empresa Beechcraft fabrica componentes estructurales para fuselajes, alas y cabinas para aviación comercial, privada y militar. Sus principales procesos son forjado, troquelado, formado, remachado, ensamble, pruebas de integridad.

La empresa Honeywell Aerospace fabrica partes y componentes para turbinas para aviación comercial y militar. Las plantas de Honeywell en Chihuahua son consideradas como el centro de mecanizados de alta precisión más importante en América. Sus principales procesos son el mecanizado de alta precisión CNC multieje, tratamientos térmicos y superficiales, y pruebas de integridad no destructivas.

Otra empresa destacada es Bell Helicopter, la cual en su planta de Chihuahua ensambla 60% de los helicópteros Bell 429.

Querétaro

En Querétaro existen aproximadamente 39 empresas y entidades de apoyo del sector aeroespacial, las cuales han registrado exportaciones por más de 693 millones de dólares. Las principales empresas de la industria incluyen a Bombardier, Grupo Safran, Eurocopter, Brovedani Reme, Elimco Prettl Aerospace, Galnik, GE Infraestructure, Galnik, Crio, NDT Export México e ITP.

De acuerdo con ProMéxico, las principales exportaciones de Querétaro se concentran en mercancías para el ensamble o fabricación de aeronaves o aeropartes, turborreactores de empuje superiores a 25 kN, trenes de aterrizaje y sus partes, y mercancías destinadas a la reparación o mantenimiento de naves aéreas o aeropartes.

“Querétaro se ha consolidado como un punto estratégico para la industria aeroespacial global. Esto se ha debido en parte a la captación de importantes inversiones durante los últimos años. Este éxito ha sido producto de la estrecha relación entre el gobierno estatal y el sector, así como mediante mecanismos de apoyo que han detonado proyectos estratégicos como la Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ), el Laboratorio de Pruebas y Tecnologías Aeronáuticas (LABTA) y el Aeroclúster de Querétaro.

El documento detalla que el sector aeroespacial de la entidad ofrece oportunidades a nuevas inversiones para operaciones aeronáuticas en la cadena de proveeduría en procesos de mecanizados complejos, recubrimientos superficiales, tratamientos térmicos, láminas, forja y fundición.

Entre los casos exitosos de empresas de la industria, se destaca Bombardier Aerospace, cuya operación inició en el estado en 2006. De acuerdo con información de la empresa, además de los arneses y subensambles eléctricos principales para las aeronaves de negocios y comerciales de la empresa, las operaciones en la planta de México incluyen la fabricación de los componentes estructurales de las aeronaves. Asimismo, la fabricación de la estructura de materiales compuestos, el arnés eléctrico y el ensamble de las alas para el avión de negocios, totalmente nuevo y de vanguardia, el Learjet 85, así como la instalación de los sistemas de sub ensamble, también se llevan a cabo en México.

Cabe señalar que, hasta la fecha, Bombardier Aerospace ha anunciado una inversión total de 500 millones de dólares en sus operaciones de Querétaro.

En el caso de Grupo Safran, la empresa cuenta con dos fábricas de producción instalados en Querétaro: una dedicada a ciertas piezas críticas de los motores CFM56 y SaM146, y la otra, a piezas de trenes de aterrizaje de los aviones de Airbus y Boeing.

Asimismo, para responder a las necesidades de las compañías aéreas que operan en todo el continente americano, la empresa cuenta con tres entidades MRO en el estado, los cuales ofrecen una gama de servicios para los motores de avión, reparación de piezas de motores con la ayuda de tecnologías de última generación y renovación de trenes de aterrizaje, así como equipos hidráulicos.

En este sentido, el año pasado la empresa anunció una inversión de 74 millones de dólares para la construcción de una nueva planta en Querétaro, en la cual se fabricarán partes del nuevo motor de avión LEAP, un motor de nueva generación.

La planta que se instalará en Querétaro comenzará a producir las piezas de motor de avión a finales del 2017, con la generación de 500 empleos, y alcanzará su nivel máximo de producción en el 2021.

Por su parte, ITP México –empresa que se dedica a la ingeniería y fabricación de componentes aeronáuticos como sellos, carcasas, tubos y otros componentes mecanizados para motores TRENT, GTF, PW, HTF7000 y BR700, así como también al mantenimiento y reparación de motores aeronáuticos–, refiere que todos los componentes que fabrican son para exportación, y no son para repuestos/refacciones sino para motores nuevos de producción.

De igual manera, Eurocopter, una de las principales empresas fabricantes de helicópteros en México, informó que prevé seguir invirtiendo en su planta de Querétaro hasta el año 2020, donde producen subensambles y partes para helicópteros y aviones.

Sonora

“Sonora alberga uno de los clústeres de mecanizados aeronáuticos más importante e integrado del país. Esta entidad se ha convertido en un centro de excelencia para la manufactura de álabes y componentes para turbinas y aeromotores (procesos de fundición, mecanizado, entre otros)”, señala ProMéxico.

Actualmente, la entidad cuenta con más de 53 empresas y entidades de apoyo en el sector aeroespacial, con una exportación cercana a 190 millones de dólares. Cabe señalar que la entidad ha impulsado aún más la complejidad y tecnología relacionada con materiales compuestos (composites), así como en aeroestructuras y en la disponibilidad de procesos especiales. Algunos de los procesos existentes en la entidad son: investment casting, die casting, sand casting, tratamientos térmicos y tratamientos superficiales.

De acuerdo con el gobierno del estado, la estrategia de la entidad se basa en el desarrollo de la cadena de proveeduría con un enfoque de innovación, principalmente en la fabricación de turbinas y aeroestructuras, y en la generación de talento especializado con enfoque en las necesidades de la industria. Entre las empresas más destacadas se encuentran: Goodrich, Rolls-Royce, Esco, Radiall, Williams International y Daher, entre otras.

Sector metalmecánico

Para Luis G. Lizcano, uno de los sectores más importantes para la industria aeroespacial es el metalmecánico, donde particularmente el segmento de maquinaria de precisión de control numérico –considerando al operador del equipo y al programador del mismo– tiene una gran demanda en la industria.

En el caso de los mecanizados, agregó, normalmente lo que se exigen son mecanizados de 4 o 5 ejes de control numérico, con posibilidad de manejar diferentes materiales, como son las aleaciones que se utilizan en la aviación.

En este sentido, Mariano Conde, Director de Marketing del Grupo Hi-Tec, dijo que sería imposible poder imaginarse a la industria aeroespacial moderna sin la maquinaria CNC, la cual produce piezas complejas con la mayor precisión y calidad, imposibles de obtener con mecanizado estándar.

Sin embargo, manifestó que una de las dificultades que tienen para producir, desde el punto de vista tecnológico, es la falta de proveedores especializados, certificados en los estándares de la industria, por lo que todavía hay gran cantidad de partes que se importan.

“En general el sector cuenta con buenas oportunidades de desarrollo para la proveeduría nacional, substituyendo gran cantidad de importaciones que se hacen actualmente por parte de las OEM, con la limitante actual de la especialización y capacitación de acuerdo a los altos estándares de calidad de la industria, y sus aplicaciones en mecanizado CNC”, señaló Conde.

Otras áreas importantes para la industria aeroespacial en relación con el sector metalmecánico –explicó Luis G. Lizcano–, incluyen los tratamientos superficiales y tratamientos térmicos; asimismo, también la forja y fundición, die casting, perfiles también para mecanizado; “realmente vemos una cantidad de oportunidad interesantes”.

El directivo añadió que aquellas empresas del sector metalmecánico que quieren ser proveedoras de la industria aeroespacial deben buscar la mejor tecnología. “Además, para que las empresas puedan ser consideradas como un potencial proveedor deben tener al menos la Certificación Aeroespacial AS 9100. Y, por supuesto, deben considerar las políticas de negocio de aquellas empresas de las que buscan ser proveedores”.

El director general de FEMIA destacó que las empresas también deben tener capacidad financiera, porque normalmente los tiempos de ciclo que tiene la industria son largos.

“Entonces empiezas a gastar dinero en certificaciones, en tecnología y dedicar recursos, y van a pasar meses o años en que empiezas a ver tu primera orden de compra donde realmente te van a pagar. Y te preguntas: ¿entonces, para que entro? La ventaja es que si bien es un proceso complejo para entrar, aquellos que hacen su tarea y cumplen con los parámetros se encuentran con horizontes de planeación más amplios y largos que los de otras industrias. Es decir, una vez dentro hay mucha oportunidad de trabajar con proyectos de largo plazo”, detalló.

Manufactura aditiva

Para el Director General de FEMIA, aquellas empresas que están en mecanizado generalmente cuentan con talento humano con mucha habilidad y experiencia; de hecho, su evolución natural es hacia la manufactura aditiva.

Al respecto, Felipe Rosales, LATAM General Manager de MakerBot, dijo que la industria aeroespacial se caracteriza por estar a la vanguardia, por innovar y por hacer más eficientes sus procesos para incrementar su rentabilidad.

“Por esto mismo es que hacen uso de la tecnología más actual que pueda respaldarlos y que les asegure un aprendizaje de largo plazo. Justamente la manufactura aditiva es la tecnología (hasta el momento) más flexible y con menos limitaciones que existe en el mundo”, señaló.

Agregó que la industria aeroespacial es muy compleja y sus requerimientos son muy variados, dependiendo del proceso que se quiera optimizar o del problema que se quiera solucionar.

“Considero que en México la industria aeroespacial ha encontrado un terreno fértil, pues contamos con amplios recursos naturales (depósitos de aluminio), profesionistas calificados y, sobre todo, una creatividad desmedida. Estos elementos permiten a esta industria crecer y seguir innovando. No estamos lejos de que se produzcan aviones 100% mexicanos”, detalló.

Logística

Para Luis G. Lizcano, el tema de la logística siempre va a ser un reto en la industria en general, pero hay niveles de intensidad. “Por ejemplo, en una industria como la automotriz, que es de mucho volumen y de baja mezcla, realmente la logística se vuelve fundamental porque el costo de transportar muchas cosas es importante. En cambio, en la industria aeroespacial es diferente, el tema logístico no es menos importante en cuanto a la entrega y a la provisión del servicio, pero es diferente porque los volúmenes que maneja la industria aeroespacial son mucho más pequeños. Muchas veces es más la relación de precio o el porcentaje de la estructura de costos de la logística”, detalló.

El futuro

Para Mariano Conde, el sector aeroespacial ha tenido un boom en los últimos años, pero en el último trimestre de 2016 y principios de 2017, las empresas del sector están siendo muy cautelosas en cuanto a proyectos de inversión a mediano y largo plazo debido a la incertidumbre que se vive actualmente.

Por su parte, Luis G. Lizcano refirió que en 2004 el país exportaba 1,300 millones de dólares y para 2016 fueron 7,200 millones, lo que deja en claro el crecimiento que ha tenido la industria.

“Para una industria donde los tiempos de ciclo son largos, es un logro como país, del cual debemos sentirnos orgullosos, pero no podemos sentarnos en nuestros laureles sino buscar seguir creciendo. Yo diría que, sin caer en fatalismos y triunfalismos, el sector va a seguir creciendo en 2017. Aunque si tenemos mucha tarea que hacer como país”, puntualizó.

Finalmente, FEMIA plantea las siguientes metas para el año 2020: que México se ubique entre los 10 países más importantes de la industria aeroespacial mundial, que las exportaciones lleguen a 12,000 millones de dólares, que haya más de 110,000 empleos y que se alcance 50% de valor de saldo superávit en balanza comercial.

 


Recursos