Cómo entender los altibajos del consumo de máquinas-herramienta

En años recientes, el patrón de consumo de China ha tenido un efecto exagerado sobre los ciclos mundiales.

Auge y recesión. Auge y recesión. Si usted ha trabajado en el sector metalmecánico y de máquinas-herramienta el tiempo suficiente como para haber pasado por varios de esos ciclos de auge y recesión, probablemente tenga la impresión de que la diferencia entre el auge y la recesión ha aumentado con el tiempo. En otras palabras, los picos parecen más altos y las caídas más profundas con el paso de cada ciclo.

Bueno, esto no es fruto de su imaginación ni de su intuición. Esa impresión es real.

He pasado los últimos 10 años intentando predecir el sector metalmecánico, especialmente el consumo de máquinas­ herramienta. No me tomó mucho tiempo entender que la metalmecánica y las máquinas­ herramienta son el ejemplo clásico de una industria cíclica de auges y recesiones. Aunque lo sabía y tenía los datos para respaldarlo, no obstante quedé sorprendido cuando le di una nueva mirada a los datos de consumo mundial, a largo plazo, de las máquinas­herramienta del World Machine Survey, de Gardner Business Intelligence.

El gráfico 1 muestra el consumo mundial de máquinas-herramienta con la tendencia teórica  de consumo máximo. Observe la línea gris. Representa el consumo global en dólares de los Estados Unidos, ajustado por inflación. Esta línea indica que el aumento del consumo en el tiempo es causado por más países que pasan a ser industrializados y no por el debilitamiento del dólar estadounidense debido a la inflación.

De 1960 a 1970, el consumo mundial de máquinas-herramienta  aumentó en línea casi perfectamente recta. Hoy, para casi cualquier persona del sector metalmecánico, una década de crecimiento en línea recta es casi inimaginable. Sin embargo, el ciclo de auge-recesión que hoy parece normal no comenzó sino hasta 1971.

Generalmente, un ciclo completo del consumo de máquinas- herramienta ha tomado 10 años de un pico a otro. En los últimos años, cuando las tasas de interés se redujeron a casi cero (y en algunos casos por debajo de cero), los periodos entre ciclos se volvieron menos regulares.

De hecho, la altura del consumo máximo de los ciclos aumentó con el tiempo, aunque no la periodicidad (tiempo de pico a pico). La línea azul punteada en este gráfico representa el consumo máximo teórico de máquinas- herramienta, y está basado en el crecimiento lineal del consumo de máquinas-herramienta de 1960 a 1970. En otras palabras, podemos suponer que el crecimiento en línea recta durante este período fue el crecimiento natural o el patrón “orgánico” del consumo de máquinas-herramienta, y que las fuerzas detrás de él eran normales y constantes (por lo menos en teoría). Dada esta suposición, podemos pensar lógicamente que el consumo de máquinas-herramienta puede llegar a su máximo en puntos de esta línea en el período posterior a 1970. Ese máximo teórico nos da una referencia útil para examinar los actuales resultados de consumo.

De hecho, los picos de consumo de máquinas-herramienta generalmente caen en esa línea. No hemos tenido tales picos a finales de los 90 (gracias, burbuja punto-com), y  superamos dramáticamente el máximo teórico del consumo de máquinas-herramienta en 2008 y 2011-2012 (más sobre eso adelante).

Este máximo teórico puede ser comparado con el punto inferior de cada ciclo de máquinas- herramienta. Por ejemplo, en 1971, el consumo máximo teórico de máquinas-herramienta era ligeramente superior a 30,300 millones de dólares, pero el consumo real fue de sólo de 26,700 millones. Así, en el punto mínimo del ciclo, el consumo no alcanzó el máximo teórico por 3,600 millones de dólares o 12%. La historia demuestra que, ciclo tras ciclo, este déficit se ha ampliado.

La tabla de "Déficit de consumo" muestra que los ciclos estaban verdaderamente empeorando, tanto en términos de distancia absoluta del máximo teórico como en porcentaje por debajo del máximo teórico. Nótese que, aunque el tamaño de la brecha creció en 2002, el déficit era un porcentaje ligeramente menor del máximo teórico en 1994. Luego, en 2009, el déficit disminuyó significativamente y, con él, el porcentaje del máximo teórico naturalmente también disminuyó.

El hecho de que las últimas dos recesiones del consumo de máquina-herramienta no han sido tan graves, así como el hecho que el consumo de máquinas-herramienta superó dramáticamente el máximo teórico en 2008 y 2011-2012 están relacionados. Ambos desarrollos fueron causados por la influencia de China en el mercado global.

La línea gris del gráfico 2 muestra el consumo mundial de máquinas-herramienta, mientras que la línea azul muestra el consumo de máquinas-herramienta excluyendo del cálculo las cifras de China.

Obsérvese que hasta mediados de la década del 2000, no hubo una diferencia significativa entre las dos líneas. Eso es porque China sólo representaba no más del 15%  del consumo mundial antes de ese período. Para 2011, el consumo de máquinas-herramienta de China representó 40% por ciento del total mundial.

Por lo tanto, es claro que la influencia del apetito repentino de China por máquinas-herramienta es la razón por la que los mínimos han sido menos graves y los picos han sido más altos de lo esperado. El gráfico 3 muestra el consumo mundial de máquinas-herramienta y el consumo máximo teórico sin incluir las cifras de China.  Durante 1990, los picos continuaron alcanzando la línea, aunque China todavía representaba un porcentaje pequeño del consumo mundial. Luego, en 2008, en lugar de superar dramáticamente el máximo teórico, como era de esperar, el consumo pico cayó muy por debajo de esta línea. Perder este nivel nunca había ocurrido antes. Igualmente, en 2009, la caída fue mucho más profunda tanto en sentido absoluto como en comparación con el máximo teórico. En lugar del déficit previsto de 19,900 millones de dólares, la caída en el consumo global de máquinas-herramienta se amplió a 41,100 millones, cifra mucho mayor que en 1994 y 2002. Y, sin los números de China, el porcentaje de déficit aumentó de 25% a 51%.

Puede ser imposible identificar todos los factores que ayudan a explicar por qué el consumo de máquinas-herramienta en China tuvo este efecto. Sin embargo, creo que dos de ellos proporcionan una explicación razonable.

Primero, las tasas de interés extremadamente bajas les permitieron a las empresas manufactureras globales construir nuevas fábricas en cualquier parte del mundo para aprovechar los costos laborales bajos. Las tasas de interés cercanas a cero significaban que el financiamiento de nuevos bienes de capital era virtualmente gratis. Entonces, ¿por qué no poner nuevo equipo de capital donde los costos laborales eran relativamente bajos en comparación con los países manufactureros occidentales? Como resultado, las bajas tasas de interés globales aumentaron el consumo de máquinas-herramienta de China en comparación con el de cualquier otro país.

En segundo lugar, más que en cualquier otro país del mundo, China representa un mercado de máquinas-herramienta claramente diferenciado, pero sin parangón. La fabricación de máquinas-herramienta de alta calidad es un lado de la moneda. Gran parte de esta capacidad se concentra en los sectores electrónico y automotriz. Por el contrario, el otro lado del mercado consiste en máquinas- herramienta de bajo nivel, incluso manuales. Este lado del mercado es mucho más grande que el de alta calidad, y este extremo inferior desequilibrado del mercado hizo parecer que las recesiones en el consumo global de máquinas-herramienta fueran menos severas. También este punto bajo del mercado hizo que parezca que el consumo global de máquinas-herramienta superaba su máximo teórico.

Este no es el final de la historia. Simplemente quitar el consumo de máquinas-herramienta de China de los cálculos no conduce a un análisis completamente exacto. El sector de manufactura de alta calidad en China representa un porcentaje cada vez mayor de la industria metalmecánica y de máquinas- herramienta en China. Una manera de captar el tamaño de esta industria de alto nivel es centrarse en las importaciones chinas de máquinas-herramienta. Es evidente que estas importaciones son máquinas más sofisticadas, instaladas por fabricantes globales y talleres metalmecánicos chinos de alta calidad.

El gráfico 4 tiene una percepción que ofrecer. Las líneas grises muestran el consumo global de máquinas-herramienta con las importaciones de China incluidas en los datos. Es significativo que este método de análisis demuestre que el consumo global de máquinas-herramienta cae casi exactamente como se esperaba en la línea del máximo teórico. Por lo tanto, el consumo global real de máquinas-herramienta cae entre las líneas gris y azul del gráfico 2.

¿Cómo determina este conocimiento nuestra percepción del consumo mundial futuro de máquinas-herramienta?

El gráfico 4 muestra que el consumo mundial de máquinas herramienta en 2016 fue de 30,100 millones de dólares o 33% por debajo del máximo teórico. Esto demuestra que la industria manufacturera mundial todavía no se ha recuperado de la gran recesión de 2008 al grado esperado. Pronostico que el consumo mundial aumentará durante el 2017, aunque muchas de las principales economías nacionales  todavía están trabajando con cuestiones significativas de deuda.

“The Fourth Turn” (El Cuarto Giro), un excelente libro sobre previsiones cíclicas a largo plazo, de William Strauss y Neil Howe, describe una teoría que creo que se aplica al auge-recesión de las máquinas- herramienta. Basado en la teoría de este libro, el ciclo actual en nuestra industria debería tocar fondo entre 2020 y 2025. En consecuencia, durante esos años veremos una recesión en el consumo de máquinas-herramienta.

Sin embargo, en última instancia, esta caída podría no ser más profunda que el actual consumo global de máquinas-herramienta. En los últimos ciclos, los mínimos en ventas de máquinas-herramienta han llegado a 40% por debajo del máximo teórico. Con base en un consumo máximo teórico de 95,300 millones de dólares en 2020, el punto más bajo del consumo global sería de unos 57,200 millones.

Una vez que el ciclo termina, el consumo de máquinas-herramienta tiende a crecer durante seis o siete años. Si tocamos fondo en 2020, podemos esperar alcanzar el próximo pico entre 2025 y 2030. De acuerdo con la tendencia que comenzó en 1960, podemos esperar que el consumo de máquinas-herramienta llegue a un pico cercano a los 100,000 millones de dólares entre 2025 y 2030.

Por supuesto, estas expectativas son especulativas. Muchos acontecimientos imprevisibles pueden alterar la situación. Sin embargo, entender a largo plazo la tendencia de crecimiento del consumo de máquinas-herramienta, la naturaleza cíclica de la industria y lo que está ocurriendo en China puede ayudarnos a entender estos cambios y sus implicaciones a medida que ocurren.

 

SOBRE LA ENCUESTA

Esta es la 51ª edición de una encuesta anual independiente que recopila estadísticas de los países fabricantes y consumidores de máquinas-herramienta, y las compara en dólares reales. Se efectúa a través del departamento de investigación de Gardner Business Media Inc. (Cincinnati, Ohio), realizada por Steve Kline, director de inteligencia de mercado. Los datos de este informe provienen de la investigación realizada por Gardner Business Intelligence.

Tradicionalmente, Gardner recopiló datos reales o estimados sobre producción, exportaciones e importaciones de 26 países. Sin embargo, a partir de la encuesta de 2015, se incluyeron datos reales de importación y exportación para cada país que importó al menos 100 millones de dólares en máquinas-herramienta en al menos un año desde 2001. Este cambio añadió 34 países a la encuesta general. Para estos países adicionales, se estimó la producción, aunque en algunos casos los datos reales de producción se encontraron en los sitios web gubernamentales.

El consumo se calcula sumando las importaciones y restando las exportaciones de las cifras de producción. Los datos suelen ser reportados en monedas locales y luego convertidos a dólares estadounidenses. Después de esta conversión, todos los datos de esta última encuesta también se ajustaron a la inflación utilizando el Índice de Precios al Productor de la Oficina de Estadísticas Laborales para el equipo de capital. Este ajuste permite una comparación histórica más exacta.

 

FUENTES DE DATOS

Hubo una asistencia especial del consorcio CECIMO en Europa y de sus 15 miembros (Bruselas, Bélgica) y de la AMT (La Asociación para la Tecnología de Manufactura, con sede en McLean, Virginia). También, para los países que no informaron, los datos de importación y exportación se obtuvieron del Centro de Comercio Internacional (intracen.org).

 

DEFINICIONES

Una máquina-herramienta generalmente se define como una máquina de potencia, no portátil manualmente, y alimentada por una fuente de energía externa. Se diseña específicamente para trabajar metales, ya sea por corte, formado, proceso físico-químico o una combinación de estas técnicas.

Las máquinas-herramienta se dividen tradicionalmente en dos categorías: de corte de metal y de formado de metal. Las máquinas de corte normalmente cortan fragmentos o virutas e incluyen (pero no se limitan a) máquinas  brochadoras, máquinas para taladrado, electroerosionadoras, láser, máquinas para mecanizado de engranes, rectificadoras, centros de mecanizado, fresadoras, máquinas transfer y máquinas de torneado. Las máquinas de formado generalmente comprimen el metal para darle forma e incluyen (pero no se limitan a) máquinas dobladoras, máquinas de formado en frío, prensas, cizallas, cortadoras de láminas y máquinas estampadoras.

Los datos presentados en el World Machine Tool Survey se solicitan para máquinas de corte de metal (códigos 8456-8461, bajo el Sistema Armonizado de Tarifas) y para máquinas de formado de metal (8462-8463), sólo para máquinas completas, sin incluir piezas ni máquinas reconstruidas.

 

TASAS DE CAMBIO

Todos los datos reportados en monedas nacionales se convierten a dólares estadounidenses utilizando la tasa de cambio diario promedio del año (no el índice de fin de año) según se informa en Moody's Analytics. Todos los análisis se realizan en dólares estadounidenses reales.

 

ENVÍOS VS. PEDIDOS

Además de aportar estadísticas a esta encuesta, muchos países también rastrean los pedidos de nuevas máquinas-herramienta. Estas son, por su naturaleza, diferentes conjuntos de cifras, y pueden o no estar relacionadas. Esta encuesta se basa en los envíos reales de máquinas-herramienta nuevas, realizadas por las fábricas que las producen. Por el contrario, las diversas compilaciones de pedidos en países individuales en todo el mundo se basan en reservaciones de máquinas que se enviarán en el futuro. El lapso de tiempo entre estos dos eventos puede variar considerablemente. Un torno en existencias puede ser enviado un día después de efectuado el pedido, mientras que una línea compleja de mecanizado de motores podría tardar un año en ser entregada después de recibir la orden. En promedio en Estados Unidos, los pedidos de envíos lideran a la entrega de cuatro a cinco meses. Es probable que también sea un plazo de entrega común para otros países.

Contenido relacionado

Capacitación, clave para aprovechar potencial de máquinas-herramienta

En el marco de la inauguración de las nuevas instalaciones de Preci/Mazak en la Ciudad de Querétaro, Modern Machine Shop México entrevistó a Dan Janka, presidente de Mazak Corporation, quien indicó que uno de los objetivos de este Centro Tecnológico es estar más cerca de sus clientes y ofrecer capacitación de manera local.