Panorama de la industria petrolera mexicana

Si bien en los últimos años el sector petrolero se ha visto afectado por la caída del precio internacional del barril, México tiene un gran potencial de reserva latente que puede augurar un mejoramiento en la producción actual.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia de Negocios de ProMéxico, México cuenta con recursos de petróleo muy importantes ubicados en diversas zonas del territorio nacional, desde campos terrestres, aguas someras, campos maduros, aguas profundas y aguas ultra profundas.

Un escenario actual en cifras, según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), refiere que la producción de petróleo en México fue de 2,013 barriles diarios en el mes de abril de 2017, siendo los principales campos productores: Maloob, Zaap, Xanab, Ku y Xux, que en conjunto produjeron 1,056 barriles diarios, en promedio, durante el mes de referencia.

En cuanto a las Reservas probadas (1P), al primero de enero de 2017, éstas se ubicaron en 9,161 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mmbpce), cifra que representa una disminución del 10.6% respecto a 2016. Cabe señalar que la región Marina Noreste concentra el 53% del total de reservas 1P.

Sobre los Recursos y Reservas 3P (reservas totales que suman las reservas probadas, probables y posibles), la información de la Comisión refiere que se ubicaron en 25,858 mmbpce a enero de 2017.

Asimismo, en cuanto a la exploración petrolera, hasta abril del presente año, la información de la Comisión refiere que hay 36 estudios exploratorios; de igual manera se han adjudicado 39 contratos en materia de licitaciones, resultado de la Ronda 1 y sus convocatorias (que más adelante detallaremos). 

En cuanto a los equipos de perforación, la información más reciente de la CNH, detalla que durante marzo en México estuvieron activos a nivel nacional 25 equipos de perforación: 17 en actividades de exploración y 8 en desarrollo. Añade que 3 de los 25 equipos operan en áreas contractuales.

“De 2009 a 2017 (promedio de enero a marzo) se observa una disminución del 87% en el total de equipos activos en el país. Los equipos en actividades de desarrollo han mostrado la mayor disminución, pasando de 150 en promedio durante 2009 a 19 en 2016”, puntualiza la información de la comisión.

Reforma energética y Pemex

Antes de la Reforma Energética, Petróleos Mexicanos (Pemex) era la única entidad responsable de la explotación y producción de los hidrocarburos del país; de acuerdo con información de ProMéxico, la reforma representó un cambio de paradigma en el desarrollo de la industria energética, donde el gobierno mexicano mantiene la rectoría de la industria en los procesos de exploración, extracción, refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento de hidrocarburos. “Sin embargo, abre la puerta a las inversiones privadas y tecnología de punta, lo que permitirá incrementar la producción de energéticos de forma transparente, eficiente, competitiva y sustentable”.

Con un nuevo marco legal, luego de modificaciones a diversas legislaciones, y con la participación de diversos actores relevantes del sector —tanto públicos como privados—, Pemex (y la Comisión Federal de Electricidad también) pasó de ser un organismo descentralizado a una empresa productiva del estado, con autonomía técnica, presupuestal y de gestión.

Las actividades de Pemex involucran toda la cadena productiva, desde la exploración, producción, transformación industrial, logística y comercialización. Cabe señalar que, como parte de la transformación, se crearon las empresas productivas subsidiarias: Pemex Exploración y Producción, Pemex Transformación Industrial, Pemex Perforación y Servicios, Pemex Logística, Pemex Cogeneración y Servicios, Pemex Fertilizantes y Pemex Etileno.

Asimismo, el nuevo modelo de operaciones de Pemex se divide en asignaciones y contratos. Las primeras son otorgadas por la Secretaría de Energía (Sener), tanto para Pemex en las Rondas, como en un futuro a otras empresas productivas del estado. En el caso de los contratos, la CNH es la encargada de suscribir contratos con empresas productivas del estado, como con particulares, a través de licitaciones.

Las Rondas

Las Rondas son el mecanismo empleado por la CNH y SENER para llevar a cabo las licitaciones de distintos proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos, que han incluido un portafolio balanceado de áreas y bloques de diversas categorías. Hasta ahora se han realizado 2 Rondas con un total de 7 convocatorias.

De acuerdo con datos de la Sener, la Ronda 0 constituyó la asignación de áreas de exploración y campos de producción a Pemex, a partir de la cual inicia su nueva etapa como empresa productiva del estado.

“La Ronda 1 se realizó en 4 convocatorias que incluyeron 54 áreas contractuales de exploración y extracción de hidrocarburos en una superficie mayor a los 29,000 km2, de los cuales 24 fueron de exploración y 30 para extracción”, refiere la información.

Hasta el momento de escribir estas líneas, se tenían ya los resultados de la primera convocatoria de la Ronda Dos, donde se asignaron 10 contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras del Golfo de México a 12 empresas agrupadas en 10 licitantes. Los contratos asignados tienen una inversión asociada de aproximadamente 8.2 miles de millones de dólares durante los próximos 30 a 40 años.

“El Estado estará recibiendo, en promedio, entre 77.4% y 83.9% de las utilidades generadas en los contratos adjudicados, así como un pago en efectivo por 30 millones de dólares derivado de un empate en el área contractual 9. Resultado de lo anterior, habrá cuatro nuevos operadores, mientras que otras cuatro empresas se consolidan como operadores en el sector petrolero mexicano”, refiere la información de Sener.

Para la Ronda 2 habrá dos convocatorias de licitación más, las cuales se encuentran integradas de la siguiente manera, y que se realizarán en los siguientes meses:

-              Convocatoria de licitación 2 – Ronda 2.- Integrada por 10 áreas contractuales bajo la modalidad de Contrato de Licencia. 9 de estas áreas se encuentran ubicadas en la Cuenca de Burgos y 1 en las Cuencas del Sureste.

-              Convocatoria de licitación 3 – Ronda 2.- Se encuentra integrada por 14 áreas contractuales bajo la modalidad de Contrato de Licencia. Estas áreas contractuales se encuentran localizadas en las provincias petroleras de Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Cuencas del Sureste.

Cabe señalar que Sener, en conjunto con la CNH, analizan aumentar sustancialmente el número de áreas y bloques que se oferten en las futuras licitaciones petroleras, lo que permitirá incrementar la producción nacional de aceite y gas, así como las reservas en un futuro mediano.

Asimismo, en materia de contratos para asociaciones, en 2016 se realizó la convocatoria para el primer contrato de asociación de Pemex, del Bloque Trión ubicado en el Golfo de México. Y este 2017 se esperan otros tres contratos en las áreas de Ayín-Batsil, ubicada en provincia Salina del Istmo y la porción marina de la provincia Pilar Reforma-Akal; Cárdenas Mora, ubicada en Tabasco; así como Ogarrio, ubicada también en Tabasco.

Proveeduría

Uno de los puntos relevantes de la Reforma Energética es el relacionado con proveeduría, donde se habla de un contenido nacional mínimo acumulado de 25% para el 2025, con una estrategia de crecimiento gradual.

De igual manera, se habla de la creación de un fideicomiso público para promover el desarrollo de proveedores y contratistas nacionales de la industria energética, y que se de preferencia a empresas nacionales cuando ofrezcan condiciones similares de precios, calidad y entrega oportuna.

En este sentido, de acuerdo con un estudio de ProMéxico sobre la industria del petróleo, la participación en las cadenas de proveeduría de las empresas productivas del estado es una importante oportunidad de negocio no solo para las empresas que buscan ser proveedores, sino para fortalecer la formación de proveedores nacionales más competitivos y de mejor calidad.

ProMéxico estima que existen miles de insumos en una industria tan compleja como la del sector de hidrocarburos; por ello, y para efectos de manejo de la información el organismo realizó clasificaciones de los procesos existentes con la intención de manejar y dar seguimiento a las capacidades existentes, clasificando los insumos y servicios requeridos de la siguiente manera (entre otros):

  • Maquinaria y equipo
  • Ingeniería de diseño
  • Estudios preparatorios
  • Pruebas de factibilidad
  • Plataforma y sistemas de perforación
  • Sistemas de operación
  • Sistemas de arranque
  • Bombas
  • Sistemas de flujo y almacenamiento
  • Sistemas de control de calidad
  • Sistemas eléctricos

La dependencia de promoción del estado refiere que el incremento en la demanda de bienes y servicios del sector de hidrocarburos genera oportunidades de negocio en dos rutas, principalmente. La primera es lo mencionado sobre la integración de empresas nacionales en las cadenas globales de valor.

“Para ello se requiere el desarrollo de capacidades o formación de empresas que puedan participar en la proveeduría de productos o servicios para empresas integradoras u operadoras, nacionales o internacionales”, refiere el estudio.

Añade que, debido a la urgencia y necesidad de contar con una proveeduría calificada, resultan de especial interés las empresas que actualmente se encuentran vinculadas a otros sectores de alta tecnología como son automotriz, aeroespacial, que cuenten con capacidades técnicas o procesos transversales que les permitiría incursionar en el sector de petróleo y gas, como pueden ser las empresas especializadas en moldes, troqueles, herramentales, recubrimientos, entre otras.

En tanto que la segunda ruta de oportunidad de negocio está relacionada con la atracción de inversión extranjera directa, “donde luego de identificar los faltantes en la cadena de proveeduría, surge la oportunidad para la atracción de empresas internacionales que puedan solventar los faltantes”.

En este sentido, por ejemplo, Pemex cuenta ya con un sistema denominado PASS (Punto de Acceso al Sistema de Suministro), un mecanismo que permite a proveedores, contratistas y áreas usuarias de Pemex encontrar e identificar oportunidades de negocio, de una manera ágil, entre otras ventajas.

Esta área está dirigida a todo tipo de empresas que ya tengan una relación comercial con Pemex, o estén interesados en iniciarla.

Sin embargo, de acuerdo con el documento denominado “Estudio para Determinar la Competitividad de la Industria Metalmecánica de CANACINTRA”, elaborado por la Cámara, entidades como Pemex o la Comisión Federal de Electricidad (CFE) adjudican a compañías extranjeras la compra de tecnología, aspecto que no favorece a la industria nacional.

“Hasta hace un par de años, las pequeñas y medianas empresas se peleaban por comercializar sus productos a las dependencias federales, empresas descentralizadas, a las delegaciones del Distrito Federal o a los gobiernos estatales. Sin embargo, hoy la piensan dos veces, porque no solo deben cumplir un cúmulo de requisitos para poder ingresar al padrón de proveedores de estas entidades, sino que ahora tienen que administrar mejor su efectivo ya que el pago por la venta o prestación de algún servicio llegará en un promedio de 90 días e incluso hasta o incluso hasta en 180 días, corriendo el riesgo que se aplace este evento de forma indefinida”, refiere el estudio.

Añade que las pequeñas empresas que se arriesgan a venderle al gobierno no solo enfrentan los problemas de los incumplimientos de los pagos, sino también en que en una licitación concursan contra empresas que son creadas por extranjeros en el territorio nacional y, si éstas llegan a ganar, todos los productos que abastecen generalmente son de origen extranjero.

“Es un error pensar que las compras de gobierno son el tercer motor de la economía interna, ya que por sí solas son el sustento de empresas completas durante todo el año, debido a que, si no pagan, los negocios no podrían sobrevivir. Otra limitante son las adquisiciones de Pemex, que en ocasiones ha retrasado pagos de hasta 180 días a sus proveedores, debido a razones diversas, como son el recorte presupuestal en la empresa y la baja en el precio del barril de petróleo”, señala el documento.

En este sentido, Enrique Guillén Mondragón, Presidente Nacional del organismo indicó que impulsar la proveeduría nacional es una oportunidad invaluable para la economía del país, pues permite tejer cadenas productivas y, con ello, aumentar el contenido nacional de los bienes que se consumen en el mercado interno y, sobre todo, de aquellos que se destinan al mercado de exportación.

 “Los organismos industriales hemos insistido en que dicho impulso requiere una política industrial que sirva como marco y que dé sentido a los esfuerzos de los sectores público y privado. Actualmente, los sectores productivos nos hemos adaptado a las nuevas exigencias del mercado en la medida de lo posible y, aunque hay muchas historias de éxito, no podemos hablar de un desarrollo industrial sostenido, estratégico y de largo plazo que se refleje en bienestar”, detalló.

En suma, la proveeduría para la industria del petróleo tiene un amplio potencial, y algunas empresas ya están trabajando en ello, tal como explica Edmundo Moreno, Gerente General de Mazak México, quien detalló que la industria del petróleo está muy asentada en el área del Golfo de México, así como la frontera con Estados Unidos.

“Hay empresas muy relevantes en el tema de hacer equipo de exploración y perforación y de refinación. Es una industria que Mazak atiende desde hace muchos años, y que inclusive en combinación con la región de Texas, funciona muy bien”, puntualizó.

Contenido relacionado

La gente: clave del éxito en celdas de mecanizado flexible

Este fabricante de componentes aeroespaciales trabaja con las celdas de mecanizado flexible para producir partes complejas empleadas en los últimos programas de las aerolíneas comerciales. Su celda más reciente añade tanto capacidad como características y le ha permitido mejorar sus tiempos de entrega.